lunes, 19 de mayo de 2014

Recetario fractal ante la crisis


La sociedad latinoamericana, y la sociedad dominicana, del siglo xxi, heredan y conservan, con ligeros cambios, las construcciones filosóficas, ideológicas, doctrinales, la estructura función (poderes) del Estado, la arquitectura organizacional y el modelo de gestión pública desarrollado a partir de la época de oro de los siglos de las luces.

En ese contexto, por igual, los gobiernos democráticos, aunque no heredan el aprendizaje de los sistemas complejos de la propia naturaleza, ni la riqueza, derrochada por las generaciones pasadas),…heredan, en cambio, la pobreza, y una enorme deuda social, acumulada, que obstruye y distancia al presente del estadio del desarrollo, del progreso y del bienestar social colectivo.

El liderazgo cientista, académico, gerencial, e institucional, actual, no ha tenido, en términos históricos, la visión y la entereza para encarar el drama social que nos afecta, como sociedad, y sin pretenderlo ha dejado, como legado histórico y carente de valor agregado, que la problemática del ayer irresponsable llegue, sin tropiezo alguno al porvenir presente, desprovista de solución en el corto y mediano plazo.

Esta enojosa situación le esta creando a las generaciones presentes una crisis financiera, real, y por demás fractalaria, que parece dejar al liderazgo determinista, racional, y lineal sin esperanza de soluciones y alternativas en una sociedad marcada por los sistemas complejos, la teoría de caos y fractalaridad de su proceso de gestión institucional.

La sociedad y los seres humanos no se comportan de manera lineal, geométrica y racional,.. en tanto los articuladores de tendencias y planificadores públicos han asumido una actitud lineal, y determinista, y a la hora de diseñar políticas públicas (administrativas, financieras, económicas, sociales, y de carácter institucional) para los gobiernos han partido, de manera errónea, del presupuesto teórico del modelo geométrico de la sociedad.

El desconocimiento de estos supuestos teóricos, unidos al valor que los cientistas del mercado asignaron a la economía en calidad de instrumento para el desarrollo, nos han dejado como legado la presente crisis financiera, y real que nos marca en las estelas de la pobreza, el drama y los conflictos sociales que van tejiendo la muerte de la esperanza, y el potencial desarrollo que se nos escapa en el horizonte.. y que se torna inalcanzable para el ciudadano común cada cuatro año.

La actual crisis financiera, y real, que sacude los cimientos democráticos e institucionales, de las sociedades desarrolladas y de los países emergentes, nos pone sobre la mesa una dura y cruda realidad, y es de que la teoría económica, y las políticas financieras y monetaristas no son los antídotos y la cura que reclama el diagnostico social, de mercado, de sus fuerzas productivas y de los agentes económicos aguijonados por la crisis, y por la carencia de una respuesta que nos traslade al estadio de un proceso real y firme de generación de riqueza y empleos productivos.

La presente crisis ha puesto de manifiesto un conjunto de preceptos teóricos que hay que revisar para poder lograr un conocimiento cabal de la problemática, y estar en condiciones de atacar la raíz del drama social y la crisis real que nos afecta. 

Estos supuestos son, entre otros no menos importantes, los siguientes:

• Las sociedades no son geométricas, racionales, deterministas, ni lineales..
• Las sociedades son fractalarias y en ellas se cumplen los presupuestos de los sistemas complejos, la teoría del caos, y la teoría del atractor,
• El hombre no es un ser individual, es ante todo un ser social..
• El hombre es temporal, y en él se cumplen las leyes de la temporalidad, la necesidad, y la supervivencia, 
• Los articuladores de tendencias y planificadores públicos reflejan una actitud determinista, y racionalista al momento de programar el desarrollo y los planes de gobiernos, en tanto las sociedades y las necesidades del hombre son complejas y fractalarias,
• Los cientistas públicos y el liderazgo político en los países emergentes planifican la sociedad y las necesidades del futuro, en tanto en sus gestiones trabajan de espalda al drama social y a las crecientes necesidades del presente..
• Las teorías económicas, monetaristas, y bancentralianas priorizan la categoría económica del precio, dejando de lado e ignorando la realidad el estudio de los factores del costo operativo de los bienes y servicios que generan las fuerzas productivas del mercado,
• Los articuladores de tendencias y planificadores públicos no contemplan en sus supuestos y presupuestos teóricos deflactar los factores del costo operativo del mercado (tasa activa de interés, tarifa tributaria, y la tarifa energética) para el diseño del perfil de competitividad de la economía,
• La no culminación del proceso de titulación de la propiedad (terrenos) genera valores agregados al costo operativo del mercado, en adición a que posterga y dificulta miles de transacciones financieras, y retrasa, a su vez, el crecimiento y el desarrollo de los países en vía de desarrollo,
• Los consejos de desarrollo regionales, y provinciales son categorías burocráticas, disfuncionales del pasado y del presente, y amenazan con perpetuarse hacia futuro incierto,
• Los presupuestos administrativos, financieros, y programáticos a nivel regional, provincial, y municipal no son categorías operacionales y por lo tanto no existen mecanismos de seguimiento a las metas y propósitos, en términos de cumplimiento de metas, y rendición de cuentas,
• Los gobiernos latinoamericanos carecen de un modelo de gestión corporativo sectorial y local en donde las entidades y organismos de la sociedad civil sea parte estratégica de una estructura organizacional de gestión pública,
• Los modelos de gestión publica vigentes en los países emergentes no contemplan el funcionamiento corporativo de los ministerios, secretarias y organismos públicos de manera corporativa a nivel local,
• En los esquemas actuales del sector público la dirección estratégica, y la toma decisional se concentran en los despachos de los organismos públicos al más alto nivel. Esto genera un sobre calentamiento del sistema administrativo debido a la acumulación programática, y a la ausencia de estudios diacrónicos de la operacionabilidad del Estado,
• Los gobiernos, en sentido general, carecen de un modelo burocratizo para evaluar, rotar, mover y cambiar a los ministros, secretarios, administradores y directores del conjunto de las entidades públicas de acuerdo a estándares de competencia y eficiencia administrativa,
• Este conjunto de supuestos y tareas pendientes ha potenciabilizado el creciente drama social, la generación de pobreza y la crisis financiera que nos marca como sociedad carente de soluciones.

En este contexto la república dominicana solo cuenta con la herramienta del liderazgo del honorable señor Presidente de la República para enfrentar la crisis. Sin embargo, nos parece que el Dr. Leonel Fernández está gobernado solo.
La Alianza Revolucionaria está convencida que se hace necesario, hoy más que ayer, trabajar para que el liderazgo del Presidente de la República sea fortalecido, y para ello sugerimos formular un conjunto de políticas públicas, y presupuestos teóricos que tome en cuenta, entre otras no menos importantes, las siguientes conclusiones:

• La sociedad es un sistema complejo, fractal y en ella se cumple la teoría del caos,
• Las sociedades son lineales al igual que el ser humano y sus conductas,
• Las necesidades sociales y humanas se acumulan, en tanto sus soluciones no pueden ser planificadas o postergadas para el futuro,
• El drama, y la deuda social acumulada constituyen el atractor de las crisis y de las necesidades del hombre
• Es impostergable entender que, por demás, es temporal, y que la solución a sus necesidades una demanda y una exigencia del carácter presente indicativo,
• El cientista y planificador modela, en sus planes, políticas, programas y proyectos, el futuro y, en tanto, las necesidades y el drama afectan al ciudadano, de, hoy.
• La competitividad, la generación de riqueza y empleos productivos solo es posible lograrla deflactando los factores del costo operativo de los bienes y servicios producidos por el mercado.
Para enfrentar la presente crisis, de manera exitosa, la Alianza Revolucionaria considera oportuno y pertinente trabajar a partir de los siguientes propósitos:
• Identificar un conjunto de factores del costo operativo del mercado (tasa de interés bancaria, tarifa eléctrica, tarifa tributaria, entre otros) a la finalidad de deflactar los precios de los bienes y servicios que generan los productores,
• Fijar en un 6% la tasa activa de interés bancario para los micros, pequeños, y medianos productores agropecuarios; en un 8% para los grandes productores, la pesca, la artesanía, la construcción de viviendas, casas y apartamentos; un 10% para el comercio, la industria, y el sector empresarial en general; un 12% para la renovación del parque vehicular del país, y un 15% para otros sectores y la adquisición de bienes de lujo,
• Fijar el coeficiente de caja en un 5% (la masa monetaria a liberar por ese concepto destinarla al financiamiento de los micros, pequeños y medianos productores, los proyectos de energía alternativa, y la construcción de viviendas, casas, apartamentos, residencias, y locales comerciales)
• Fijar en un 15% el impuesto sobre la renta, y en un 8% el itebis (para todo el universo de contribuyente), así como eliminar todos los tributos que su recaudación no se autosuficiente,
• Completar la codificación patrimonial del mercado, y de los agentes económicos, y bancarizar la economía,
• Modelar un nuevo esquema burocrático y de gestión pública (administrativo, financiero, e institucional) a nivel regional y provincial,
• Incorporar al nuevo modelo de gestión publica a nivel nacional, regional y provincial a todo el concierto de organizaciones de industriales, empresarios, productores, profesionales, comerciantes, y comunitarios,
• Descentralizar, regionalizar y provincializar la gestión administrativa, financiera y programática de las distintas entidades que componen el sector publico nacional,
• Incorporar al modelo de gestión burocrática del Estado la rotación, el cambio y la renovación de los funcionarios públicos de manera periódica, a partir de estándares de resultados, calidad y competencia administrativa,
• Establecer un nuevo modelo salarial, unificado, para todo el sector publico nacional,
• Establecer la operatividad de los consejos de desarrollo a nivel regional, y provincial de manera periódica,
• Crear una Unidad corporativa, de carácter nacional, para la construcción y reparación de las carreteras, puentes y caminos vecinales vinculados al sector productivo nacional,
• Crear una Unidad corporativa, de carácter nacional, para el estudio de los factores del costo operativo de los distintos bienes y servicios que genera y/o comercializa el mercado nacional. Esta unidad deberá diseñar y fijar políticas públicas orientadas a deflactar los precios de los distintos rubros de la economía,
• Declarar de interés nacional un programa nacional de apoyo a los micros, pequeños y medianos productores agropecuarios, y artesanos,
• Establecer las reuniones periódicas regionales, y provinciales de los altos funcionarios con los distintos actores y el liderazgo sectorial..
El presente recetario fractalario procura atacar la raíz del drama social e institucional que ha parido la presente crisis, en adición a que sugiere formula para gobernar las necesidades crecientes y presentes de la sociedad y del propio ciudadano, en calidad de actor principal..

En hora buena hacemos un llamado a todos los sectores sensatos del país, y al liderazgo nacional a sumar voluntades alrededor del honorable señor Presidente de la República para encarar los desafíos y retos del presente.

Creemos oportuno y necesario que todos los altos funcionarios de la nación, secretarios de estado, administradores, y directores generales, entre otros, pongan sus puestos a disposición del Presidente de la República para facilitar los cambios, en el gabinete, y oxigenar la gestión administrativa y financiera..

Esto permitirá al Dr. Leonel Fernández las libertades necesarias para poder hacer uso discrecional del artículo 55 de la Constitución de la República y designar al frente de los distintos organismos públicos a destacados técnicos y profesionales con las aptitudes que demandan el anhelado proceso de desarrollo y bienestar de la nación.

La Alianza Revolucionaria tiene a bien hacer del conocimiento del señor Presidente de la República un conjunto de conclusiones que vagan por los pasillos de la democracia dominicana en los actuales momentos y señalamos a continuación:
• Los caminos vecinales vinculados a la problemática rural y del campo así como de una gran cantidad de tramos carreteros, y puentes se encuentran en un total abandono e intransitable en toda la geografía nacional,
• Los sectores productivos del país están pasando por una situación harto difícil,
• La Secretaria de Estado de Salud Pública y el sector salud no encuentran el camino y la formula para reconciliar sus intereses,
• El sector económico y financiero gubernamental no ha sabido articular políticas públicas orientadas a deflactar los costos de los factores productivos de los bienes y servicios que genera y comercializa el mercado nacional,
• El actual modelo de gestión pública centraliza su proceso administrativo y financiero en las sedes centrales de los distintos organismos públicos,
• Los niveles gerenciales y operacionales de las distintas entidades públicas a nivel de los consejos regionales y provinciales son disfuncionales y obsoletos,
• El modelo burocrático dominicano no contempla una política o esquema de valuación, rotación, ascenso, renovación, o cambio de los altos funcionarios públicos.

Un buen líder anticipa el cambio.



Lic. Miguel Ángel Severino Rodríguez

Partidos, Escuelas de Corrupción e Impunidad

Los partidos, políticos, han sido definidos como aquella entidad de interés público cuya finalidad es a de promover la integración y pa...