martes, 6 de mayo de 2014

El estado del Estado




El Estado moderno es una construcción del pensamiento social, filosófico y político de la sociedad industrial, europea, de los siglos xiv, xv, xvi, xvii, xviii y xix. Es de las pocas instituciones que, desde su origen,  sobrevive sin evolucionar. Esto nos hace pensar en el estado del Estado.

Cuales son los sesgos,.. y  cuales razones han obstruido al Estado evolucionar durante  los últimos cinco siglos después?

El Estado es una conjunción teórica política referida a un modelo de organización social soberana, y revestida de poder, coercitivo, integrado por un conjunto de instituciones con capacidad y mandato para preceptuar la vida nacional y toda la sociedad asentada en un territorio dado.

El estado del Estado conserva aun las mismas funciones, poderes, del estado (legislativo, ejecutivo y judicial) desde su inicio. Su estructura funcional,.. y el modelo organizacional han permanecido inalterables,.. y ajenos al proceso de crecimiento, y complejidad experimentado por la ciencia, la tecnología, la teoría administrativa, el sector público, el mercado y los múltiples objetivos que cumple hoy día el propio Estado.

Si es cierto que a partir de la revolución industrial, siglos xviii y xix, el sector empresarial y de manera particular las empresas han ido creciendo y evolucionando de manos de las ciencias administrativas, la tecnología y el mercado,.. no es menos cierto que el estado funcional, organizacional, y gerencial del Estado ha mantenido su curso,.. ajeno al contexto y a la dialéctica institucional del devenir histórico.

El Estado no cambia sus leyes (y su arquitectura funcional y organizativa) de la misma manera en que las empresas cambian y se adaptan a las leyes y exigencias del mercado, la ciencia y la tecnología, y lo que es aun peor la sociedad, en su dialéctica,  va mas de prisa
que el Estado.

El Estado no cambia sus leyes, de manera simétrica y sinérgica,  como lo hace la sociedad en su conjunto.

La sociedad y la empresa, si vale el término, se rigen por un atractor común: la dialéctica corporativa,.. la que a l vez permite, a la sociedad y a la empresa, un equilibrio  que la dinámica del mercado conjuga entre el caos y la  entropía en el contexto de la cadena de valores  de la riqueza y el patrimonio social y empresarial.

El estado de deterioro del Estado ha sido incubado desde las propias características, sesgos,  del Estado y que son los siguientes:


a)      Características del Estado de Derecho (a saber imperio de la ley, división de poderes y legalidad de los actos de los poderes públicos, derechos y libertades básicas y legalidad de las actuaciones de la Administración y Control Judicial de las mismas)
b)      La teoría sociológica en cuanto tiene como objeto el estudio de la sociedad, descripción y caracterización de los hechos, formas y estructuras sociales, los tipos de interacción y su dinámica comunicativa, las leyes del funcionamiento y desarrollo de la sociedad y del hombre..
c)      Teoría jurídica..por cuanto consideran al Estado como un punto de derecho, puesto que refiere la doctrina que el derecho erige, soporta y da fuerza, y legitima al Estado, erigiendo a la teoría jurídica, al derecho, en el paradigma eje institucional del estado del Estado… “es el orden jurídico y  como sujeto de los actos del Estado, es sólo la personificación del orden jurídico. Como poder, no es otra cosa sino la vigencia de este orden jurídico.”
d)      Teoría justificativa..procura centrar el origen, y razón del Estado en a) una razón histórica, evolutiva, y b) una valoración del Estado a partir del presente y el porvenir..

Desde la caracterización el Estado ha sido visto como un ente rígido y ajeno a las leyes sociales y el carácter dialectico que permean  el perfil evolutivo de las instituciones.

A lo anterior se suma el hecho cierto de que las naciones han tenido, históricamente, muy buenos presidentes,..en tanto han carecido de gobernantes. De igual manera el liderazgo partidario y los burócratas del Estado  han sido formado en escuela de bajos perfiles en gestión pública y en teoría de gobierno.

No se explica que el Estado, hoy cinco siglos después, exhiba la misma arquitectura funcional y organizativa. Su estructuración descansa en la teoría de la división del trabajo, la cual ha quedado sesgada a partir del proceso de crecimiento y complejidad del mercado, el sector público, la ciencia y la tecnología y los objetivos que cumple el propio Estado  en el contexto de una sociedad  y un mundo abierto y sin fronteras.

Las funciones poderes (ejecutivo, legislativo y judicial) no han sido suficientes como para que el Estado sea un ente capaz de lograr el cometido social e institucional para lo cual ha sido erigido: proteger el mercado, propiciar el bienestar colectivo, la seguridad ciudadana, la transparencia en la gestión publica, y promover un estado de generación de riqueza y empleos productivos de manera permanente.

El patrimonio, y los bienes institucionales que conforman el estado actual del Estado tienen un alto costo social y monetario, y baja caloría ética y moral…

La sociedad pide a puro grito un nuevo Estado y mas dinámico, menos costoso, menos caro, mas nutritivo, mas rico y al alcance de todos.

La sociedad de hoy reclama seguridad, transparencia, riqueza y empleos productivos a un menor costo social y político.

La sociedad reclama un Estado ágil, fuerte, dinámico, proactivo, participativo. Para ello se hace necesario erigir una nueva estructura funcional, y organizacional y redefinir los objetivos del propio Estado.

 

Miguel Ángel Severino Rodríguez

El (sub)desarrollo y las ideologías del mercado

La problemática que afecta al mercado, a los agentes productivos (empresas, familias), a los gobiernos locales, al Estado / gobierno, y...