martes, 6 de mayo de 2014

democracia triangulada

 democracia triangulada

Hoy más que ayer el proceso de fortalecimiento democrático requiere, a la vez que demanda, diseñar, erigir e implementar un modelo de articulación, integración y participación programática de y con todas las fuerzas políticas, a nivel municipal, legislativo, y, sobre todo, del y desde el Poder Ejecutivo, el programa de gobierno, la agenda y la estrategia de desarrollo, y la propia gestión pública del gobierno central, y descentralizado a nivel general, respectivamente.

Esta perspectiva holística de integración, y participación de las principales fuerzas políticas, partidarias, en la  gestión  y conducción del Estado, a través del gobierno, compartido, ha de garantizar recuperar, y renovar la esperanza y la confianza en y de las instituciones democráticas, los partidos, y el liderazgo político e institucional de la nación, rezagado social, moral y éticamente.

El modelo político, centralizador, democrático, donde el partido ganador se alza con el derecho, pleno, de y en la conducción, gestión, de los destinos de la nación, reclama una mirada interiorizante y cuestionadora. Este modelo de un solo ganador, y un solo gerente, conductor, del gobierno, ha retrasado el fortalecimiento y sobre todo el despegue hacia el estadio del desarrollo, el bienestar y el progreso integral  de los agentes del mercado, las entidades entramadas a las cadenas de valor del territorio y del ciudadano, actor estratégico y central del proceso democrático enriquecedor social, financiero, jurídico, político y patrimonial del país.

Cada cuatro años (vía las elecciones) un partido, bajo el sistema excluyente,  alcanza el Poder y en detrimento de la mayoría y/o de la minoría, gobierna, de manera unilateral y excluyente, los destinos nacionales a partir de su propia visión del desarrollo. De igual forma y a través del programa de gobierno deja de lado las ideas, propuestas y proyectos, y políticas ofertadas al electorado por las demás fuerzas políticas que quedaron relegada por el ciudadano elector.

El presente sistema, de un solo ganador, ha contraído, en términos históricos, una enorme deuda, social, cuya responsabilidad recae en el Estado y los gobiernos de turno. A esta deuda, forjada por el modelo de gestión democrática, hay sumar los permanentes y excesivos déficits fiscales, los pasivos financieros, la inercia de la justicia, el deterioro progresivo de la paz ciudadana. La falta de seguridad jurídica, patrimonial, financiera y social son partes de los males transversales del modelo democrático, tradicional, rector del presente proceso de generación de pobres y pobreza que nos resulta vergonzoso a la luz del siglo xxi que no ha sabido superar el modelo administrativo e institucional legado de la ilustración.

Ha sido muy notorio el hecho de que, durante las últimas tres décadas (3), la pobreza y los pobrezas se han multiplicados de manera exponencial y sistemática. Por otro lado, el descontento, la deserción y la abstención electoral se han multiplicado como resultado de un modelo democrático, político partidario de un solo ganador, y excluyente por demás.

Ante este cuadro, regresivo en términos democrático e institucional, hemos tenido a bien presentar la propuesta del modelo democrático triangulado a partir de los ejes transversales de: liderazgo, poder y derecho, a nivel programático e institucional. Esta visión del Estado, democrático integral y participativo, procura promover y consagrar, por demás, un real proceso de generación de riquezas, divisas, ingresos y empleos productivos a partir de una alianza estratégica, permanente, de las entidades entramadas a las cadenas de valor del territorio, los agentes económicos, la unidad productiva de la empresa (privada, mixta, publica, y sobre todo la familia) y el ciudadano, y el agente, actor del sector informal del mercado.

El modelo democrático triangulado procura garantizar, entre otros nobles propósitos, que las distintas fuerzas partidarias que, en cada certamen electoral, alcancen y/o superen el 10% de los resultados electorales tengan derecho pleno, conforme al % de votos obtenidos, a conformar en tanto ser parte del funcionariado responsable de la gestión de gobierno de acuerdo a las siguientes normas:

a)      El Presidente de la Republica será el candidato del partido que obtenga el mayor número de votos, es decir quede en primer lugar,

b)      El Vicepresidente de la Republica lo será el candidato del partido que quede en segundo lugar,

c)      El Ministro de la Presidencia lo será el candidato del partido que quede en tercer lugar,

d)      El Procurador General de la República lo designará el partido que quede en tercer lugar,

e)      El Fiscal del Distrito Nacional lo designara el partido que quede en quito lugar,

f)        Los partidos que obtengan el 10% o más de los votos en las elecciones presidenciales tendrán derecho a conformar y/o designar el gabinete del gobierno central y descentralizado conforme al % obtenido en las elecciones presidenciales.

El programa de gobierno a ejecutar por las autoridades electas, en el marco del modelo democrático triangulado, será el conformado e integrado por los programas de gobierno de los partidos que quede en primer, segundo, tercer y cuarto lugar, respectivamente, conforme a los resultados (%) electores obtenidos.

El modelo, democrático triangulado plantea que los Gobernadores Provinciales sean escogidos en las elecciones, conjuntamente, con los senadores y diputados de acuerdo a los votos obtenidos por los partidos que los postulen en sus respectivas provincias.

..en términos históricos y sistémicos el Estado es la entidad que menos ha evolucionado en tanto se ha mantenido desconectada del proceso de cambio y complejidad experimentado por la ciencia, la tecnología y la sociedad en su conjunto. De igual manera el modelo de funciones poderes del Estado, moderno, y el propio sistema democrático partidario, el funcionariado, y los sistemas administrativos de gestión pública no se compadecen con los reclamos de la sociedad del siglo xxi.

En tal sentido compete a la clase intelectual reparar, a la vez que articular en tanto sugerir  los cambios del y el modelo institucional que reclama el estadio del desarrollo abierto, participativo e incluyente.

El modelo democrático triangulado encarna del desafío a superar por y en el presente porvenir.




Miguel Angel Severino Rodríguez

Partidos, Escuelas de Corrupción e Impunidad

Los partidos, políticos, han sido definidos como aquella entidad de interés público cuya finalidad es a de promover la integración y pa...