lunes, 2 de junio de 2014

Las Cañitas, en el espejo del tiempo



Las Cañitas es un pueblo pesquero, fundado hacia 1780 por familias canarias provenientes de Samaná. Su gente cálida y trabajadora desvive de la pesca y la agricultura, sobre todo del cultivo del arroz, el cacao, el coco y la agricultura de conuco.

Las Cañitas, comunidad de suelos fértiles y de edénicos paisajes  huele a salitre, a nostalgia, a pobreza, y al peor del abandono y del olvido  de parte del Estado y los gobiernos sucedidos en el tiempo.

Allí todo es precario, poco y musgo. Aun el sol, que sale vestido de manglares cada mañana,  juega al olvido tarde para ausentarse con la lluvia ajena, dejando sus huellas mal olientes en un tramo carretero de más de tres décadas de abandono.

Las secciones rurales, de las Cañitas, Magua, Capitán, Río Arriba, las Avispas, la Loma, Arroyo Rico y Cabezú tienen tres de siglos de espera. Una espera por el desarrollo que no tiene padrinos, escribas, dolientes, y cómplices. Allí las autoridades pasan a sembrar olvido, mostrar esperanza y llevar tras de si un voto musgo en cada coyuntura electoral.

El  Distrito Municipal de las Cañitas viste de pobreza boutique.

En una comunidad que ayer fue una aldea prospera en términos de recursos pesqueros, agrícolas, de tierras fértiles, de gente laboriosa hoy viste de pobreza boutique.

Las Cañitas hoy es una fábrica  de pobres y pobrezas a granel. Tiene más  670 hogares pobres y más de 210 hogares en extrema pobreza. La pesca y los pescadores viven el ultimo capitulo de una historia triste y que parece carecer de final.

El hecho de que el 63.2% de los hogares tengan algún tipo de contaminación no despertado la conciencia dormida de las autoridades para ir en su auxilio.

La pobreza, cada vez, entierra a los muertos en vida y cura a aquellos que no pueden vivir la vida que soñaron. Allí la pobreza es la escuela para aprender a partir, al exilio, o al descanso eterno en un viaje, sin regreso, a una muerte temprana y tardía.

No es posible enderezar el camino cuando vivir, la vida, tuerce sus ramas por el implacable de la miseria el viento huracanado.

No hay carretera, en peor estado, ni caminos rurales que inspiren al regreso al sueño troncado de las últimas tres generaciones que han tenido que desafiar el canal de la mona para ir en búsqueda del sueño americano. Unos han quedado varados en el tiempo, otros perdido la batalla y la esperanza en alta mar.

Sin puerto, sin barcos, sin carretera, sin hospitales, sin escuelas técnicas, sin un parque industrial pesquero, sin una industria del coco, sin un programa agropecuario para relanzar el sector arrocero, el sector cocotero y el cacaotalero, aun si, Las Cañitas y su gente no se rinden. Ella espera por un presente porvenir que la convide, que la enamore y que la haga llegar al estadio del desarrollo territorial.

Si bien es cierto que el presente es cruel no es menos es cierto que las Cañitas cuenta con los recursos naturales y hombres dispuestos a redimir el pasado y apostar por un mejor destino, presente.
Con miras a ir tras el desarrollo un grupo de técnico trabaja para constituir la asociación de pescadores, la asociación de productores agropecuarios y una cooperativa para desde este entramado integrar a la  comunidad e ir tras el desafío del desarrollo.

Las Cañitas reúnen las condiciones para tener y desarrollar:

a)     un puerto marina de cruceros y de embarque de la producción local.
b)     un proyecto pesquero
c)      un proyecto turístico, de villas ecoturísticos toda la costa y en las montañas
d)     un hotel costero
e)      una fábrica de harina de arroz
f)        un proyecto ganadero
g)     un proyecto cacaotalero
h)      un proyecto turístico de velero
i)        un proyecto gastronómico, entre otros

El presente juega a favor del desarrollo. Solo falta volver la vista al terruño de origen con una actitud desarrollista.

Pronto será convocada la Mesa Técnica Territorial de las Cañitas para discutir los planes, propuestas y perfiles de proyectos a desarrollar en el territorio.

Las Cañitas, y el estadio del desarrollo te esperan.

Miguel Angel Severino



El (sub)desarrollo y las ideologías del mercado

La problemática que afecta al mercado, a los agentes productivos (empresas, familias), a los gobiernos locales, al Estado / gobierno, y...