lunes, 14 de julio de 2014

..hay esperanza, todavía, posible.


 Ayer estuve de visita, en los campos de hato mayor del rey, casa por casa, recogiendo impresiones del hombre rural urbano.

El sábado lo había hecho en arroyo rico, magua, las canitas, sabana de la mar y el valle.

Y más que saber la aceptación de la gente lo que me preocupa es la condición social, humana y de mercado por lo que atraviesa el hombre rural urbano.

No puede ser peor la pobreza, la miseria y falta de confianza que la gente expresa respecto a los partidos, los políticos y sobre cuando se refieren a los funcionarios de la provincia y sobre todo a los de hato mayor del rey.

Sin embargo no todo está perdido. Una vez que iniciamos un dialogo en firme y  a partir del conocimiento e la propia realidad y las reales posibilidades de relanzar la empresa familiar agrícola, la aldea rural urbana modelo de fincas aulas agropecuarias desde las entidades entramadas a las cadenas de valor del territorio la gente aprecia una perspectiva, una oportunidad, real, hacia el estadio superior del desarrollo desde su propia cosmos visión.

Y si bien es cierto que en  la zona rural no hay espacio para más pobres, miseria,  pobreza, demagogia barata y engaño, no es menos cierto que aún quedan sueños por construir.

No es posible que en pleno siglo xxi la reforma agria, el instituto agrario dominicano, no hay podido titular la tierra en manos del hombre rural, y peor aun que haya tierra comunera en el país y que la tierra donde se asienta la municipalidad carezca de titulo.

El modelo burocrático del Estado asigna poco valor  a cualificar y/o cuantificar la propiedad privada, pilar del desarrollo y sobre todo de todo proceso de generación de riqueza, divisas, ingresos y empleos productivos.

A nuestro juicio, parecer, y el de cada uno de los técnicos que nos acompañan en el presente recorrido y estudio de la problemática del territorio, en nuestra provincia y toda la región, lo constituye, sin lugar a dudas, el problema de la titulación de la tierra de la reforma agraria, comunera  y de la municipalidad.

No me interesa el hecho de que nuestra candidatura haya y este calando, de manera profunda, en la provincia. No obstante, es una real preocupación del hecho de que la gente sienta, vea, observa y concluya en decir, sentenciar en que todo está perdido. Que hay esperanza en el modelo de gestión y que, en particular, han perdido la fe, la esperanza, en los partidos, los políticos y los propios funcionarios.

Ahora bien, la gente, una vez iniciamos un conversatorio amplio y a la vez que pasamos revista a la problemática y a las posibilidades reales de construir y erigir el desarrollo, a partir de sus cenizas vemos y observamos que hay una luz en el túnel, posible.

No todo está perdido.

Y, justo mañana iniciamos el proceso de titulación, en firme.  
Esta gestión, corporativa, en y con el instituto agrario dominicano, iad, las asociaciones de parceleros de la reforma agraria de la región este del país, y de hato mayor en particular, y unos 30 abogados, designados por el Consejo Regional de Desarrollo Territorial ha venido a llenar un vacío institucional, en términos de permisura y la temporalidad de los procesos burocráticos que nos dice que no todo está perdido y que hay esperanza, sueños posibles y ilusiones a alcanzar desde el territorio, con la participación y el liderazgo del hombre a quien el problema, el drama y el conflicto parecían vencer ayer.

Hay aún nos queda mucho por hacer. Manos a la obra!


Miguel Angel Severino 

El (sub)desarrollo y las ideologías del mercado

La problemática que afecta al mercado, a los agentes productivos (empresas, familias), a los gobiernos locales, al Estado / gobierno, y...