miércoles, 10 de septiembre de 2014

La república ciudadana


La república

Es el sistema político jurídico por excelencia. Su presupuesto teórico, doctrinal, y filosófico se centra en el imperio, soberanía, y jerarquía de la ley desde una perspectiva igualitaria en términos identitario, y el presupuesto institucional en la constitución.

La ley, en la república, constituye una política de tipo instrumental en tanto tiene por objeto encuadrar el poder, a la vez que procura controlar el uso arbitrario, de poder, de parte de las organizaciones, organismos y la respectiva estructura de mando.

Un rasgo distintivo y característico de la república lo constituye el modo de escogencia del alto mando del sistema de funcionariado burocrático que consagra la teoría de la representatividad, la cual se manifiesta en la toda la estructura con derecho a voto. En el modelo republicano el elector representa el tramo inferior, de base, del entramado jerárquico, de y en su legitimidad y soberanía identitaria.

El derecho, la autonomía, y voluntad soberana completan la matriz estratégica institucional de la república, en tanto toma cuerpo como forma de gobierno donde se atribuye al pueblo la gestión de la soberanía, y el ejercicio delegatario del poder vía el funcionariado consagrado en el sufragio donde es actor central.

En síntesis el imperio de la ley da cuerpo y soporte a  la república, ente rector institucional, que a su vez viene consagrada por un concierto de figuras que la caracterizan tales como: periodicidad en los cargos, publicidad de los actos de gobierno (no dando lugar al secreto de Estado), responsabilidad de políticos y funcionarios públicos, separación y control entre los poderes, soberanía de la ley, ejercicio, limitado, de la ciudadanía, quien pone y depone, práctica del respeto, y no la intolerancia, con las ideas opuestas, igualdad ante la ley, e idoneidad como condición de acceso a los cargos públicos entre otros no  menos importantes.

Es importante destacar que la república es el gobierno de la ley. (No olvidar que la democracia es el gobierno del pueblo).

El Estado

El Estado es el entramado institucional encargado de ejercer el gobierno, de la república, a la vez de aplicar las leyes en un territorio dado.

Envejecimiento del modelo

La sociedad del siglo xxi es testigo del envejecimiento institucional y programático del sistema político de la república. Sus tres pilares: la división de poderes y su control sistémico, la participación política activa, ciudadana y la representación de las distintas clases en el entramado institucional del gobierno han fracasado respecto a las tareas pertinentes con miras a alcanzar el estadio del desarrollo, y el bienestar ciudadano.

Esta realidad nos obliga a una ruptura del paradigma en tanto sugerir la construcción de un nuevo modelo, sistema político, de república ciudadana.

La república ciudadana

Si bien es cierto que la república ha jugado un rol destacado en la historia, sobre todo en el proceso de fortalecimiento institucional democrático de los Estados, las naciones, los gobiernos y las sociedades en su conjunto, nos es menos cierto que no hemos llegado al estadio superior ciudadano. Hoy más que ayer se hace necesario mudar de la ley, y de las teorías de las instituciones como ejes transversales del sistema político de la república hacia la construcción de la  república ciudadana centrada en la generación de riquezas, divisas, ingresos y empleos productivos.
El estadio del desarrollo, para la sociedad del siglo xxi, hay que centrarlo en el ciudadano a la vez que erigirlo a partir de las entidades entramadas a las cadenas de valor del territorio.

Para lograr hacer del ciudadano el eje rector y centrar de la república se requiere de una nueva teoría institucional, ciudadana, caracterizada y a la vez que incorpore las figuras del Poder ciudadano, el referéndum revocatorio ciudadano, el debido proceso ciudadano, la soberanía ciudadana, un nuevo régimen territorial municipal provincial y regional. De igual modo la república ha de tener un Estado ciudadano, y un modelo burocrático, funcionariado, así como un sistema legislativo territorial, la alcaldía territorial en calidad de eje transversal del sistema de finanzas publicas y presupuestario.

La república ciudadana, en el contexto de la democracia triangulada, requiere por igual de un nuevo sistema, estructura, de gobierno, territorial, centrado en los consejos de desarrollo municipal, provincial y regional entramado al consejo nacional de desarrollo.


Estado ciudadano

El Estado ciudadano representa la evolución holística de la sociedad del siglo xxi a la vez que una visión ciudadana mesiánica que se erige una estructura poder, órganos, funciones poderes tales como las siguientes: Poder ciudadano, Poder ejecutivo, Poder legislativo, Poder judicial, Poder municipal y el Poder contralor. Este modelo procura crear sitúa al propio Estado en una perspectiva evolutiva a la vez que modela  una nueva estructura de gobierno.

El Estado, ciudadano, ya no parte de un sistema de república que rinde culto al ente abstracto de la ley, a la teoría de las instituciones, sino que da un salto cualitativo a la vez que mira al hacia el ser que da sentido y contenido a la propia república, al Estado, al gobierno, al territorio y a las organizaciones per se, el ciudadano.

Gobierno ciudadano

El gobierno ciudadano es un nuevo paradigma que trae consigo la democracia triangulada. Pues en él es el ciudadano el actor, rector y central del proceso administrativo, sobre todo decisional, en tanto es el objeto de estudio de la gestión de gobierno y  eje transversal de la república, el Estado, el propio gobierno, del presupuesto programático, de la nueva visión y misión holística del sistema político, y en particular del sistema de mercado.

El gobierno ciudadano tiene como punto de partida la alcaldía territorial, y el senado territorial, donde se inician, entre otros, los sistemas presupuestario y legislativo de la nación, respectivamente.

La república ciudadana es todo un concierto ético y moral que responde a los requerimientos tardíos del estadio de la evolución del Estado y todo el sistema institucional democrático inspirado en el estadio del desarrollo ciudadano, valga decirlo.



Miguel Angel Severino Rodríguez