jueves, 18 de septiembre de 2014

Construir el país, la nación, es una decisión ciudadana.


 No sé  si le  parece correcto a Usted, Ciudadano soberano de la democracia dueño, pero, yo, considero que el relajo de la corrupción, de parte de los políticos y funcionarios, alguien tiene que ponerle freno y una dosis de cárcel entre otras cosas.

..y, a mi juicio creo que toca a la ciudadanía tomar la primera y última decisión.

Esta nación no puede seguir de la manera en que va, pues todos los días aparece un escándalo de un funcionario o político rojo, morado, blanco o de algún color aliado. Y usted, Ciudadano, que hace, en tanto deseo saber cuál es su rol (¿?). En modo alguno No creo que su tarea sea la indiferencia cómplice.

Y,  no ve me venga Usted con el pan con mantequilla de que la corrupción es un problema solo del gobierno, pues la corrupción la inicia y la promueve todo aquel que por espaguetis, romo o una promesa rota precio le pone a su Voto, a su decisión  y a la oportunidad de cambio y de construir una sociedad distinta.

Señor, Ciudadano, tiene Usted la primera y última palabra.

No deje en manos de la oposición, que no la hay, ni del gobierno, ni de los partidos, ni de los gremios, ni de las universidades, ni de la iglesia, ni de los obispos y pastores, ni de los jueces, ni de los policías. La decisión es suya, y mía, en calidad de Ciudadano.

Haga, Usted, del Estado el Estado ciudadano, del Poder el Poder ciudadano, de la soberanía popular o nacional  la soberanía ciudadana y todos, uno por uno, uno a uno, vamos a construir el presente, la Patria, la sociedad, la Republica ciudadana que tanto Usted y yo hemos soñado, desde ayer y hoy.

Si bien es cierto que hay que cambiarlo todo, no es menos cierto que iniciar por lo primero, y el primer cambio, y a quien le compete cambiar, y habrá cambiado el mundo y toda la sociedad, es a Usted y a mí.

Tenga pendiente que la Patria, que la nación dominicana, no fue un parto de Duarte, Mella, Sánchez, Luperón, Camaño, Bosch, y Peña Gómez. No, pues ellos, todos, solo construyeron, hicieron posible la ruptura y la continuidad callada de lo que a puro grito le toca a Usted a mi construir, hoy, una Patria para todos.

Hagamos lo que nunca se ha hecho en materia de ciudadanía.

Hoy, más que ayer, se hace necesario tomar prestado coraje moral, y ético para continuar lo poco bueno que tiene el país, Usted, y la esperanza de una nación mejor centrada en principios y valores ciudadanos.

La decisión por un mejor país no es una decisión ajena, es suya y nuestra. El país hay que construirlo a diario, cada día, cada hora.

Hagamos una buena acción, ciudadana, hoy, y siempre.

Haga, Usted, del estadio del desarrollo territorial su bandera, su partido, su ideología, su nación, su país, la republica, y el Estado ciudadano centrado en valores y principios.


Construir el país, la nación, es una decisión ciudadana.

Y tal parece que le hemos dejado al olvido la decisión que a Usted y a mí nos pertenece.

No pague Usted o compre la culpa del fracaso..
Usted, Ciudadano, tiene un compromiso con y por el país. Su compromiso es darle poder, valor moral y ético,  al (su) Voto,  ciudadano en cada caso o elecciones venideras.

El país, la sociedad, la nación, el Estado, se corrompe cuando usted presta su Voto para las malas prácticas democráticas.

El país, el cambio, está en tus manos, Ciudadano.

Tú te merece un mejor país, una mejor nación ética y moral..


Miguel Angel Severino Rodríguez