miércoles, 3 de diciembre de 2014

Hato Mayor no tiene quien le escriba...




La provincia de Hato Mayor fue creada el 3 de diciembre del 1984  por medio de la Ley No. 245. Sus primeras autoridades, legislativas, fueron escogidas en las elecciones del 16 de mayor del 1986.

La provincia quedó integrada por los municipios de Hato Mayor del Rey, Sabana de la Mar y el Valle.

Conforme al censo de población del 2010 la provincia cuenta con algo más de 85,017 habitantes. Desde el 1992 han emigrado más de 70 mil personas a destinos tales como Santo Domingo, San Pedro de Macorís, la Romana y a la provincia de la Altagracia, entre otras.

A falta de autoridades y legisladores (responsables y visionarios)  la provincia de Hato Mayor se ha quedado perdida en la historia y en el peor de los olvidos.

Como (¿) explicar el hecho de que en Sabana de la Mar en la zona urbana vive, hoy, más del 92% de la población.

Una provincia sobre todo agrícola, es decir con un ‘’modelo productivo primario’’, no ha sabido aprovechar sus recursos disponibles, más abundantes y baratos: la tierra, el clima, el mar y su gente.

La pesca luce hoy abandonada, en tanto vive, hoy, sus peores otoños.

No existe un solo tramo carretero rural urbano en condiciones transitables.

La intercomunicación municipal, provincial y regional no puede ser peor.

Los servicios públicos y sobre todo lo concerniente a salud pública (Hospitales) pasan por su peor momento histórico. La delincuencia callejera rural y urbana ha desbordado la presencia artesanal de una policía ajena a sus tareas de orden público. La seguridad ciudadana, rural y urbana, viste de ausencia boutique.

Hacinamiento es una especialidad (rural, suburbana y urbana) graduada con las mejores notas, sobresalientes.

La pesca, y los cultivos del cacao, el café, el coco, el arroz, y los cítricos no han ido a morir, a desvivir, a los hospitales públicos por carecer de carreteras.

La quiebra de la ganadería esta al doblar de la esquina. Le sigue los pasos a la porcicultura y a los cítricos.

El sector industrial no ha estado de visita en la provincia.

El 18% de las viviendas son de tabla de palma, en tanto que el 50% de las calles y carreteras que dan acceso a las viviendas carecen de asfalto, a la vez que un 30% de las viviendas tienen de acceso un callejón o camino sin asfalto, por igual. Menos del 20% de las viviendas tienen acceso a calles y carreteras asfaltadas.

El 14% de las viviendas usa lámparas de gas queroseno, en tanto el 23% usa leña para cocer los alimentos en pleno siglo xxi. El 7% de los hogares se encuentra en condiciones de hacinamiento extremo, en tanto el 52% usa letrina y un 19% ni tiene inodoro ni letrina. Por otro lado el 18% de los hogares se sirve agua potable de llave pública, el 12% de manantial o arroyo, el 16% de pozo y más de un 8% de camión tanque.

La provincia tiene 399 ciegos de un ojo, 214 ciego de los dos ojos, 275 sordos, 117 mudos, 345 con limitaciones para mover los brazos, 626 con dificultad para mover las piernas y 521 personas con deficiencia mental. Esto arroja un total de 1,479 personas con algún tipo de discapacidad.

Hoy tenemos más de 1500 niños crónicamente desnutridos.

En el 63.5% de los hogares se consideran Hogares Pobres desde la perspectiva de la calidad de la vivienda, el capital humano, la presencia de servicios básicos y la capacidad de sustento familiar.

Es importante destacar que en Mata Palacio el 91.5% de los hogares son pobres, en Yerba Buena el 83.7%, en las Cañitas el 74.5%, en Guayabo Dulce el 71.6%, en el Valle el 69.7%, en Sabana de la Mar el 61.6% y en el municipio de Hato Mayor del Rey el 54%.

No es necesario buscar responsables al presente cuadro de pobreza acumulada en cada uno de las comunidades de la provincia de Hato Mayor. Sin embargo, es más que evidente que hay que cambiar el modelo y el liderazgo, si es que alguna lo ha tenido.

El cuadro de miseria y de pobreza que reproduce el actual modelo político democrático nos tiene que necesariamente llamar a una reflexión.

Que (?) hacer.

La Oficina Técnica Territorial del Consejo Regional de Desarrollo Territorial en el marco de su II Aniversario ha ordenado sendos proyectos de desarrollo pesquero, de invernadero, agrícola (cacao, hojas aromáticas y especias), ganado caprino, conejo y ovino los cuales serán discutidos y puesto en ejecución en los próximos días.

En lo que concierne a la problemática vial ha entregado a las autoridades del Ministerio de Obras Publicas una relación de carreteras rurales, pautadas, ya, para su ejecución a partir del 2015.

Hemos sometido al Ministerio de Educación un proyecto de bachillerato técnico vocacional para la región y la provincia entramado a las cadenas de valor del territorio con miras a generar mano de obra desde la escuela para el sector productivo, comercial, agroindustrial y turístico.

Hemos entregado a la Mesa Técnica Legislativa de la región un proyecto de Ley de titulación de las tierras del Estado.

Ayer en el Distrito Municipal de la Gina, Miches, iniciamos con las autoridades del Instituto Agrario Dominicano el proceso de titulación de las tierras municipales, urbanas, en la región.

El proceso de titulación de las tierras de la reforma agraria en la provincia de Hato Mayor y el resto de las provincias de la región está pautado para el 2015.

Hemos diseñado el modelo productivo Aldea Rural Urbana Agro Eco Turístico para iniciar su ejecución una vez logremos la titulación de las tierras del Estado en la región.

Hemos logrado el financiamiento (100%) para los interesados en desarrollar proyectos de invernaderos en la provincia y toda la región.

El desarrollo de la provincia de Hato Mayor no espera un día más. Así lo hemos entendido en el Consejo Regional de Desarrollo Territorial.

Hemos comprendido, por igual, el fracaso de las autoridades locales y dado los pasos para involucrar al territorio al proceso de solución de la problemática territorial.

Si bien es cierto que Hato Mayor ha carecido de autoridades (legisladores)  responsables y visionarias, no es menos cierto que un grupo de hateros hemos decidido apostar por el desarrollo territorial sin importar el precio, el sacrificio. Nos importan los resultados, llegar al estadio del desarrollo.

Tú tienes un compromiso con Hato Mayor.


Hato Mayor merece lo mejor de ti..


Miguel Angel Severino Rodríguez