domingo, 30 de noviembre de 2014

La Aldea Rural Urbana, el desafío a superar..




Se impone regresar  al campo, a producir ..

Los tapones en la ciudad, el déficit de viviendas de más de 2,1 millones, y el crecimiento asimétrico del espacio urbano tienen, algo, que ver con la migración rural, y sobre todo con el abandono y la falta de políticas públicas de parte del Estado.. en los llanos y en las escarpadas montañas de Quisqueya.

Más del 90% de las tierras, y de los proyectos, asentamientos, de la reforma agraria han sido abandonados o están en manos de terceros, ajenos e imparciales oportunistas.

Un caso que nos obliga a una reflexión estercolera lo es del municipio de Sabana de la Mar, provincia de Hato Mayor, en el cual más del 90% de la población vive en el casco urbano quedando tan solo el 8% de la población viviendo en el peor de los abandonos en rural campo desolado y triste.

La alta migración, presente, del campo a la ciudad es consecuencia de algún modelo productivo y/o  proceso de crecimiento de características urbanas?

Pero, un país con 48,442 kilómetros cuadrados de tierras y 112 mil kilómetros cuadrados de tierras en títulos, y con escasas carreteras de interconexión municipal, provincial y regional no puede ser garante ni atractivo de y para la vida y el desarrollo sostenible de la vida rural agrícola, ganadera, pesquera, comercial, turística, y agroindustrial desde una perspectiva rural urbana.

No es casual entonces que más del 84% de las tierras con vocación agrícola no posean títulos de propiedad y si los tienen son falsos.

Qué hacer?

Primero, conviene saber que somos un mercado primario (agricultura, ganadería y la pesca).

La tierra, y el clima constituyen dos de los grandes recursos productivos (abundantes, y baratos, y disponibles todo el año), por lo que se hace necesario diseñar un modelo productivo rural urbano con mercado seguro, y que haga, por supuesto, rentable la vida rural con miras detener la migración, y hacer posible el retorno del hombre rural al territorio desde una perspectiva empresarial, y social dignificante.

Para ello hemos ideado la propuesta del modelo productivo aldea rural urbana agro eco turístico.

Pero, que es el modelo productivo  o la propuesta de la aldea rural urbana agro eco turístico?

Pues, bien, es un espacio rural urbano donde el Estado se compromete a titular, vender o arrendar las tierras pertenecientes a la reforma agraria, al Consejo Estatal del Azúcar, y Bienes Nacionales o Comuneras.

La Aldea Rural Urbana estará constituida por fincas (no menor de 200 tareas y no mayor de 500 tareas) dedicadas al desarrollo de proyectos agrícolas, y ganaderos bajo cielo abierto o en ambiente controlado y referidos a mercado seguro.

Cada Aldea Rural Urbana contara de una vivienda, confortable, por finca, y modestos complejos, de habitaciones, turísticos para ampliar la oferta turística y entramar al turismo de sol y playa.

Proyectos a desarrollar

Conforme a las características y a la cultura agropecuaria del territorio las Aldeas pueden ser en tanto desarrollar proyectos de altos niveles de rentabilidad, bajos costos, a partir de fincas desde doscientas (200) a quinientas (500) tareas cada una.

Desde esta perspectiva las Aldeas Rurales Urbanas han de orientarse al cultivo de hojas aromáticas, especias, vegetales, frutales, proyectos apícolas, y sobre todo a la crianza de ganado caprino, ovino, y conejos, cerdos, y aves.

En una segunda etapa las Aldeas Rurales Urbanas han de estar diseñadas para dar el salto hacia la agroindustria, la artesanía, y sobre todo el desarrollo de la cultura (danza, pintura, poesía, música) para el mercado rural eco turístico.

En calidad de plan piloto el Consejo Regional de Desarrollo Territorial plantea erigir la Aldeas Rurales Urbanas integradas por no menos de treinta (30) fincas y no mayor de cincuenta (50) fincas en una primera etapa,  y con sesenta (60) a cien (100) habitaciones ecos turísticas respectivamente.

La Oficina Técnica Territorial del Consejo Regional de Desarrollo Territorial da los toques finales al proyecto modelo productivo de  la Aldea Rural Urbana Agro Eco Turística, el cual incluye, entre otras ideas no menos importantes, la titulación de las tierras del Estado, mercado seguro, la creación del Instituto de Desarrollo Rural, el diseño de las casas y los complejos agro eco turístico, el modelo de invernaderos, la escuela rural artesanal y agropecuaria, el modelo agroindustrial, y el centro agro eco turístico de convenciones, entre otros valores agregados.

La Aldea Rural Urbana está llamada a reubicar en la zona rural del país unas cien mil (100) familias en la próxima década. Unas diez familias por año.

Este modelo ha sido concebido como la respuesta del Estado a la problemática de las comunidades de la frontera con Haití, de las zonas costeras (Aldea Rural Pesquera), de las zonas turísticas del Norte, Sur y Este, las zonas abandonadas de los Bateyes, y sobre todo para las provincias más pobres entre otras aéreas de alto interés social, y político, territorial.

Las tierras del Estado a integrar a esta propuesta, de la Aldea Rural Urbana Agro Eco Turística, serán vendidas a los beneficiarios con un inicial de un cinco (5%) para los usuarios de la reforma agraria, los ingenieros agrónomos y veterinarios, y un diez (10%) para terceros.  Un plazo de no menor de  veinte años, para el pago restante, y  un período de gracias de tres (3) anos respectivamente completan la propuesta de compra de las tierras.

Por otro el proyecto promueve de parte del Estado la creación de un Fondo Nacional Agropecuario para financiar el modelo productivo en lo que concierne a la preparación de las tierras, infraestructuras, maquinarias agrícola y semillas.

El referido Fondo Nacional Agropecuario se ha de nutrir de un 50% de los subsidios que otorga el Estado al sector privado. En una primera etapa el Estado, vía el Banco de Reservas, quien ha de administrar dicho fondo, ha de otorgar  préstamos a una tasa de interés anual del 5%. El monto de cada préstamo, por beneficiario, no podrá ser mayor de tres (3) millones de pesos.

La propuesta de la Aldea Rural Urbana ha de beneficiar, al término de diez años,  a una población de más de 2,5 millones de dominicanos que deambulan en las zonas periféricas y sub urbana de las ciudades.  Los empleos directos a crear han sido proyectados en más de un millón. La inversión total requerida por  el proyecto se estima en unos 50 mil millones de pesos al cabo de los primeros diez (10) años.

En el Consejo Regional de Desarrollo Territorial creemos de manera firme y sincera en el país, su potencial productivo, adjunto de nuestra gente, nuestro pueblo, y sobre de la reciedumbre del hombre rural. A él nos debemos y por el hemos decidido la suerte primera echar.

Si impone ir tras el estadio del desarrollo. Pasar de la palabra a la acción comprometida, desnudar la promesa y vestir de riqueza la tierra.

La Aldea Rural Urbana es el desafío, estadio, a superar por un presente envejecido.


Miguel Angel Severino Rodríguez