sábado, 22 de agosto de 2015

El Tamaño del Estado (1) ..




Ministerios, estructura, tamaño, y tareas del Estado


Quien es más grande, una hormiga a un elefante? Es posible que el presupuesto, holístico, de una hormiga supere al de un elefante.

Esta pregunta comporta, y soporta, más de un escenario posible. Y no es tan simple como aparenta, ser, pues el tamaño de la hormiga y el elefante lo determinan su dimensión física, temporal, espacial, familiar, comunidad, hábitat, y sinergias sistémicas entre otros.

Pero, cual será y como medir y saber el tamaño real del Estado?

 La tarea pudiera no ser tan obvia como el modelo hormiga elefante. Sin embargo nos despierta curiosidad e interés abordar la problemática desde una perspectiva holística distinta.

En materia de políticas públicas, la retorica internacional, se utilizan las cuentas fiscales y las cuentas nacionales cuando de medir el tamaño del Estado, se trata. El gasto es, la herramienta de tipo fiscal, usado para tales fines, en tanto que la dimensión de la demanda, de parte del Estado, constituye el instrumento de las cuentas nacionales empleada para igual propósito. Ambas tienen como referente el producto interno bruto.

Ahora bien, el modelo hormiga elefante por sí solo no nos dice más que la apariencia física. Lo mismo podemos decir del gasto y la dimensión de la demanda, de parte del gobierno, por igual, nos dan una perspectiva sesgada de una realidad que queda en el imaginario y la presente perspectiva a discutir en el contexto.

Pues, si bien es obvio que un elefante es más grande que una hormiga, per se, alguien puede pretender sugerir lo contrario y asegurar, hasta demostrar que la hormiga es más grande que el elefante. Y para ello solo es necesario crear un modelo, escenario, que, nos, permita jugar y profundizar la teoría del caso. Una hormiga es más grande que un elefante.

Veamos.

El elefante, de mayor tamaño físico, vive y se desarrolla en una comunidad, familia, más pequeña, en número, que la hormiga, la cual convive en una comunidad integrada por millones de su especie. Tiene, la hormiga, una vida más intensa, y de mayor movilidad que el elefante, en tanto recorre, por día, más metros por segundos y mayor distancia. La carga que traslada es mayor en proporción a su peso especifico, y a la vez establece una  relación hormiga /hora / carga /distancia más rentable.

Pero, volvamos al Estado, gobierno, pues es nuestro interés desarrollar la teoría del caso respecto a poder cualificar y/o cuantificar su tamaño real desde una perspectiva compleja como la, propia, del modelo hormiga /elefante

La teoría del gasto y la dimensión de la demanda del Gobierno no son suficientes para medir el tamaño real o bien para el diseño de la estructura, funciones /poderes, organización administrativa y el tamaño, per se, del Estado en su conjunto.

El tamaño del gasto no nos dice nada respecto al tamaño, real, del Estado aunque si nos revela su voracidad fiscal, las fallas administrativas del sistema, y de la propia estructura, de, y la administración tributaria, y por qué (¿?) decir que no es un indicador que nos permita evaluar el sistema de planificación, de inversión y presupuesto. De igual manera arroja datos respecto a la ineficiencia del Estado Urbano, y las precariedades, hallazgos, en el territorio en relación a las demandas sociales y a los niveles de falta de atención de parte del gobierno.

Sin embargo, y solo si y si se quiere lograr medir, de manera real, el tamaño del Estado, el gobierno,  su eficiencia, y eficacia, hemos de partir del diseño de un modelo sistémico, dinámico, desde una perspectiva que involucre a todos los elementos posibles  entramados a dicha problemática integral territorial.

Pero, cuales (¿?), sugerimos, deben ser los elementos, factores, a considerar, que permitan establecer el tamaño, en tanto diseñar la estructura, poderes, funciones, tareas, el modelo ministerial y los sistemas administrativos del Estado Municipal Urbano, el mercado y los agentes (empresas y familias) productivos, el gasto público y el perfil de las inversiones requeridas para apostar a y en favor del desarrollo a partir de las organizaciones entramadas a las cadenas de valor agregado del territorio.

En tal sentido hemos de partir del presupuesto teórico de los elementos constitutivos del Estado, a saber, el territorio, la población y la soberanía.  En tal sentido el modelo a presentar, para medir el tamaño del Estado, y el gobierno, y el mercado, parte del territorio y la población. Conocido la dimisión del territorio y cuantificada la población nos situamos en la perspectiva correcta para definir el tamaño del Estado, el gobierno y el mercado respectivamente.

Es pertinente e importante saber que el Estado dominicano cuenta con un territorio integrado por más de 48,442 kilómetros cuadrados de tierras. Sin embargo hay más de 115 mil kilómetros cuadrados de tierras en títulos, falsos. Mas

La tierra, un recurso productivo

La tierra es el recurso productivo más abundante (de que dispone el Estado,  el mercado, y los agentes productivos (la Familia en especial). Sin embargo, más del 85% la tierra con vocación agrícola y en más de un 90% de las tierras urbanas carecen de título de propiedad, definitivo.
Esta situación, de extra legalidad, del recurso productivo tierra, es una de las causales por lo cual tenemos un alto % de familias pobres, miseria y pobreza, en la región este y todo el país.  La tierra sin título, de propiedad, afecta, de manera negativa, el riesgo mercado, incide en las altas tasas de interés bancarios en tanto constituye una traba, mas, para el desarrollo agroindustrial en la zona rural e inmobiliario, entre otro, en la zona urbana.

El fenómeno de  la falta de titulación de las tierras en unas que otras provincias, en la región, ha hecho posible  que uno que en determinadas comunidades más del 92% de familias sean pobres, en tanto que en otras las familias pobres superan el 86%, el 76%, y el 54%, respectivamente.

La falta de titulación de las tierras entramada a las cadenas de valor agregado de la pobreza, la miseria y el alto % de familias pobres, en el territorio, modelan el tamaño administrativo del Estado, y del gasto, social, público.

Continuaremos..


Miguel Angel Severino