sábado, 25 de abril de 2015

Migración hatera supera los cien mil habitantes



La población  exiliada, por la pobreza y el deseo de progreso manifiesto, de la provincia de Hato Mayor  supera, ya, los cien mil habitantes.

Esta cifra representa más del 100% de los que residen en la misma.

La falta de titulación de las tierras, la inseguridad ciudadana, patrimonial y jurídica, y la ausencia de políticas públicas orientadas a crear más agentes productivos a partir de la familia y la empresa han contribuido al éxodo masivo de la población rural, suburbana y urbana hacia otros polos de desarrollo.

Ayer, la migración tuvo como destino a las provincias de San Pedro de Macorís,  gran Santo Domingo y la Romana, en tanto que hoy lo es la provincia de la Altagracia.

Como revertir la situación de miseria, y pobreza y, sobre todo, el desinterés de parte del Estado en ir en auxilio del territorio?

Pues sencillo.

Para revertir y a la vez corregir esta problemática trabajamos de manos de las entidades entramadas a las cadenas de valor agregado del territorio en la articulación y formulación de una Agenda y Estrategia Legislativa a partir de la problemática que nos obstruye, como provincia, ir tras el estadio del desarrollo integral, y participativo.

La falta de titulación de las tierras del Estado, municipal y privada, a nivel rural, suburbano y urbano, constituye de por si el principal problema y obstáculo a superar. En tal virtud hemos elaborado el anteproyecto de ley y/o el sistema nacional interinstitucional de titulación de las tierras del Estado, ventanilla única, con miras a enfrentar dicho problema desde una perspectiva holística, social, de mercado, y costosiana a la vez.

La tierra constituye el elemento estratégico del territorio, el Estado, el mercado, y a la vez el recurso productivo barato más disponible del mercado.

La falta de titulación de las tierras del Estado, municipal y privada comporta el riesgo mercado, y a la vez afecta de manera negativa en el alza de la tasa de interés bancario,  en el costo de  los bienes y servicios del mercado.

La falta de titulación de las tierras deja fuera a dicho recurso productivo, tierra, del Producto Interno Bruto, a la vez que coloca al Estado, y a este, en una situación extra legal.

Esta problemática, la falta de titulación de las tierras, es el principal factor, determinante, en el éxodo rural hacia la cotidianidad suburbana y urbana, y el abandono  del campo y la superpoblación de la ciudad, creando a la vez grandes cordones de miseria y pobreza en el entorno citadino.


El sistema nacional de titulación de las tierras del Estado, municipal y privada tiene previsto trabajar de la manera que sigue:

a)     Sistema interinstitucional de titulación de las tierras del Estado, ventanilla única (Ayuntamiento, Bienes Nacionales, Instituto Agrario Dominicano, Consejo Estatal del Azúcar, Poder Judicial, Jurisdicción, Mensura, Catastro, Registro de Titulo)

b)     Ficha técnica para recoger toda la problemática de las tierras rurales, suburbanas y urbanas carentes de título de propiedad

c)     Modelo de Contrato firmar entre las partes (beneficiario, ayuntamiento, banca privada, y dueños de las tierras) con miras a iniciar el proceso en firme de titulación de las tierras

d)     Negociación con la banca privada para fijar una tasa de interés bancario competitiva no superior al 8% anual para financiar la titulación de las tierras

e)     Comisión (Brigada) integrada por estudiantes bachillerato, y la Uasd  e ingeniero del Codia para el levantamiento topográfico y manejo de la ficha técnica a nivel urbano, suburbano y rural

f)       Convenio Uasd y el Consejo Regional de Desarrollo Territorial, el cual procura, entre otros, promover el sistema productivo modelo de fincas, aulas, agropecuarias eco turística para la zona rural, integrar a los estudiantes universitarios de la región y la provincia de Hato Mayor al modelo de tesis proyectos de inversiones

Hato Merece y espera lo mejor de ti.

Vamos, todos, a lograr un sueno posible y es el de cambiar el modelo del Estado moderno, tardío e irregular, por un Estado, Poder, ciudadano y territorial que haga posible el hecho de que el nivel operativo de los sistemas administrativos (planificación, inversión, presupuesto, municipalidad, ministerial y legislativo) del Estado operen desde el territorio. Y sobre todo garantizar que el Estado invierta en el territorio por lo menos el 30%  del aporte, de este, al Producto Interno Bruto y a los ingresos fiscales.

Hemos asumido el reto de trabajar a favor del territorio y en especial para que Hato Mayor sea el lugar primero de todos los hateros: de los que han partido y de los que aún quedan en el.

Hacer volver al territorio a mas de cien mil hateros que han emigrado del terruño nuestro es un desafío a superar en los próximos sesenta meses. 

Volveremos sobre el tema


Miguel Angel Severino