lunes, 4 de enero de 2016

El Milagro de los Reyes Magos.



Apreciados Magos, Reyes, Melchor, Gaspar y Baltasar


En ocasión de celebrar el 5 de enero el día de los Santos Reyes, he preparado abundante pastos para los camellos y nueve tanqueros de agua, y de paso un un Tren con mil Vagones del Metro para cuando pasen por la Republica Dominicana, en lugar de traer obsequios, juguetes, ustedes se lleven los que abunda y tanto daños hacen a la nación, al pueblo, a la ciudadanía y depredan el erario y el Estado y su riqueza, regalo de Dios, para todos , pero que una Casta morada ha robado, para sí.

En nombre de la familia rural y urbana siento la necesidad de pedirles que carguen con toda la lacra, funcionarios, legisladores, alcaldes, regidores, policías, militares, políticos, jueces, fiscales, abogados, empresarios, sicarios, delincuentes, y ladrones, que siguen haciendo daño y obran en perjuicio de la ciudadanía, toda,

No sería pedir mucho a la sabiduría y la cultura moral de Gaspar, Baltasar y Melchor poder identificar y encontrar a los culpables y responsables de la enorme deuda social, la multiplicación de los pobres, la miseria y la pobreza, en contraste con la enorme fortuna que no mas de 35 herederos del Edén hoy exhiben fortunas con que comprar y/o arrendar el paraíso, y Paris toda, por miles de años.

Ustedes saben a quienes me refiero y no he menester mencionarlos por sus nombres, pues ya ustedes usan de la tecnología, y un sector, a lo interno del PLD, en procura de ser liberado de culpas, se han encargado de remitirles los expedientes de todos.

Como el pueblo, dominicano no cree en la justicia, muda y ciega y cómplice ha gastado todo lo que le pueda contar de que el Metro que le han guardado tenga espacio suficiente para que una lacra, incluyendo a los periodistas, viajen, todos, cómodos hacia el infierno eterno, como regalo, premio. 

Sabemos que la ‘’Justicia’’ ha de impedir que ustedes vengan, en rescate de la moral y el pudor, pero nosotros hemos preparado un sabotaje para que no haya luz, total un apagón mas, y ustedes puedan amarizar sin tropiezos y cargar con la basura criolla que sobreabunda en la partidocracia criolla.

Les cuento que en el país, en los partidos, no hay democracia, en la Junta Central Electoral y en las Altas Cortes viven unas víboras, traídas de Brasil. No tenemos antídoto ni venenos, ni balas, ni policías, ni militares, ni remedio alguno para prevenir y espantar tales plagas. Los apagones, constantes, la basura, y las hojarascas constituyen un medio idóneo que le sirve de escondite a la estercolera estirpe, depredadora de las normas y del orden. Sin embargo, por el hedor es posible que ustedes den con el paradero de tantas víboras.

Por favor Reyes Magos no olviden empacar a los Senadores, y Diputados, pues total, no leen y aprueban solo proyectos, previo, a recompensas, de espalda al interés nacional. Son sanguijuelas insaciables. El país, la democracia, puede ser funcional con solo una Cámara, el Senado, y reducir el enorme gasto en un Congreso poco rentable en términos institucionales.  Sin bien es cierto que los legisladores gozan de inmunidad e impunidad, no es menos cierto que el pueblo recibe menos salud, educación, alimentación pues tiene que pagar los gastos de docenas de víboras infernales.

Pero, y como deshacernos de docenas de Generales y miles de policías y militares que no prestan un servicio por el cual cobran, y aquellos que realmente trabajan tienen sueldos, de, cebollas. Nos han dicho que los Magos Reyes hacen magia y el pueblo dominicano apela  a la magia de Ustedes para sanear nuestras instituciones responsables de la seguridad y el orden público. Miles de dominicanos mueren cada año de manos de los delincuentes y de militares y policías visten de Delincuencia Boutique. Es penoso, pero esa es la realidad. No hay otra oportunidad, como la de los Reyes para sanear el país, pues un sector amplio de la población no cree en las instituciones, y aunque tenemos elecciones en mayo, 15, el tiempo nos parece muy largo para tan pesada carga.

Qué hacer con la Jurisdicción Inmobiliaria, el Consejo Estatal del Azúcar, Bienes Nacionales, el Instituto Agrario Dominicano en un país con menos de 49 mil kilómetros de tierras tiene más de 130 mil kilómetros cuadrados de tierras en títulos falsos. Mas del 93.7% de las tierras de la reforma agraria carece de título definitivo de propiedad. El 47% de las tierras cultivadas de cacao por igual no tiene título de propiedad, igual pasa con las tierras urbanas donde más del 90% carece de título.

El Instituto Agrario Dominicano y el Consejo Estatal del Azúcar, y Bienes Nacionales las han convertidos los políticos y los partidos en una inmobiliaria de bajo perfil moral. Cientos de proyectos de inversiones, en el sector inmobiliario y turístico, han quebrado y docenas de ingenieros se han dado un tiro de gracia por lo difícil y tedioso que es tratar de obtener un título de propiedad.

Hay Reyes Magos, por Dios, las inversiones y los inversionistas extranjeros tienen miedo de venir a invertir en el país y creemos que Ustedes no puedan regresar a sus destinos, pues aquí la Renta, la Policía o la delincuencia común les pueden  robar el tren, el metro o los camellos, y los burros y caballos criollos los usan para hacer salchichón y las autoridades se hacen los indiferentes.

Que van ustedes a hacer con el sistema de salud, y los hospitales públicos, y las fábricas de medicamentos, falsos. Cuando no se muere el pobre por una causa lo mata el corazón por los altos precios, o la mala calidad de la medicina. El sistema de salud no es rentable ni para el médico, ni para el paciente. Unos vivos, llamados ARS se roban todo el dinero que aporta el trabajador y el sector privado. Y qué decir de las AFP. Un robo puro y simple.  Acabar con todo ello es una tarea que el pueblo ha confiado a Ustedes los Magos Reyes. Hagan, por Dios, lo que nunca se ha hecho, pero no lo digan que aquí si la prensa o los periodistas se enteran, primero, son capaces de cambiar la dirección del país con la finalidad de que Ustedes no llegan a cumplir con la misión de adecentar el país.

No. No. No lo vamos a cansar pidiendo que hagan algo con las drogas y las bancas, y los riferos, y puntos de drogas. Ahí si es verdad que Ustedes no van a poder cumplir, a menos que puedan rentar a Onatrate, a la Omsa, a los Cruceros y al Ferry. Además en esos negocios hay pejes gordos y Ustedes pecan con anzuelos baratos, con pudor y moral y a manos limpia. Pero, nosotros no tenemos nada que ganar y si que perder. Manos a la obra y a hacer lo que falta por hacer, todo.

Y no hay espacio para el macuteo en la Aduanas, en la Renta, en los Casinos y la Oisoe, en Educación y el Agricultura con los permisos aquellos. Pero, y no piensan cargar con los permisos y exoneraciones de impuestos y combustibles, y concesiones de minas, y explotación de rio y madera preciosa. Cuantos pejes gordos. Se van a dar banquete Gaspar, Melchor y Baltasar.

Bueno, si los Magos Reyes no pueden hacerlo todo ahora, solo nos resta esperar el 15 de mayo y rogar a Dios que de Vieja Belén nos de ciudadanía responsable, vestida  de moral y pudor para que el pueblo vote por Luis Abinader y los Aliados y podamos dar fin a la Era de la Corrupción y la Impunidad que nos parece eterna.

Bueno de no llegar los Magos Reyes y durar mucho las elecciones vamos a ver si Santa Claus nos da una manita.

Miguel Angel Severino





Regla de Oro de la Alianza



Fortaleza de las Candidaturas

Las Candidaturas, en el marco de la Alianza Programática PRM/PRSC, han de ser definida a partir de  la Regla de Oro de las Fortalezas de las candidaturas a nivel Municipal, y Legislativo.

Esto implica que donde una Candidatura, del PRSC, sea fuerte, ha de recibir el respaldo de la otra parte, PRM. Lo mismo aplica para cuando una candidatura, PRM, sea fuerte, ha de  recibir el respaldo de la otra parte, PRSC.

Ahora bien en aquellos casos donde varias Candidaturas de una de las partes, sean fuerte, debe primar la Regla de Oro, y/o una combinación que no afecte la fortaleza de la Boleta Presidencial, en el Territorio, y sobre todo que garantice la integración de las partes sin riesgo, mayor o menor, a la disidencia mezquina.

Por otro lado la Regla de Oro de la Fortaleza de las Candidaturas ha de observar una que otras excepciones en especial cuando exista un problema de índole moral que afecte a quien encarna la Candidatura. Esta condición moral bien puede afectar a la Boleta Presidencial, Municipal y Legislativa en todo caso cuando se trata de una Alianza Programática, moderna, con el sello del cambio moral ciudadano dado por la población, y toda la ciudadanía que añora ver en el solio presidencial a una Casta Moral dirigiendo los destinos nacionales con pudor y transparencia a toda prueba.

Sirva la Regla de Oro de las Fortalezas, en calidad de norma, y principio por y para el bien de la Nación, que hoy más que ayer tiene sed y hambre de Pudor y de Moral pública, ciudadana desde el Poder, mismo.


Hato Mayor merece su mejor Regalo, Severino Senador 

sábado, 2 de enero de 2016

Distinguido Hatero



Aprovecho la ocasión para saludarte en tanto desearte éxito en el marco de tus tareas, y agenda académica, comercial, profesional, empresarial, cristiana y familiar. En otro orden, y sabedor de tus preocupaciones por el desarrollo territorial y un mejor presente, porvenir, para la provincia de Hato Mayor, cuna de tus mejores sueños y suelo de tu lar familiar, tengo a bien compartir contigo una que otras preocupaciones.

El despertar ciudadano, respecto a los grandes desafíos que más de 60 años de democracia nos han legado un Hato Mayor cuna de la peor miseria y pobreza, nos sirva para compartir la Agenda y Estrategia de Desarrollo que asuma encarar, todos, la problemática que afecta a las organizaciones entramadas a las cadenas de valor agregado, en el territorio. Y desde esta perspectiva te invito a construir el estadio del desarrollo al que todos aspiramos y merecemos. Un desarrollo incluyente, abierto y participativo donde cada Familia, y cada empresa, bien puedan convivir y desarrollar un mercado productivo que nos brinde el desarrollo de todos y para todos.

He asumido el compromiso de ir tras la senaduría, por Hato Mayor, pues creo que  desde estas perspectivas es posible labrar el desarrollo de Hato Mayor, a partir de cada Familia urbana y rural. El cambio solo es posible cuando cada uno de nosotros lo hace suyo, como legado moral, ético y transparente, y sobre todo para dejar a nuestra posteridad una huella de nuestros desafíos por un mundo mejor.

Hato Mayor merece el mejor Regalo, Severino Senador.

Cordialmente,


Miguel Angel Severino Rodríguez

Senador 2016/ 2020

Pobreza territorial



Que es la pobreza? Es un proceso, o un resultado? La teoría del mercado, y los expertos en desarrollo de los organismos multilaterales, han dedicado tiempo y estudios a esta problemática que afecta a altos niveles de la población, Familia, en el mundo, en América Latina, y, en especial, en la Republica Dominicana. Pero, la perspectiva de la pobreza, hasta ahora conocida y estructurada, es correcta? Ha sido bien definida,  y a la vez los indicadores miden la realidad, concreta? En virtud de que la pobreza merece de cara a permitir cuantificar y/o cualificar  a partir y desde un modelo productivo que nos permita reducirla hasta cero?

Veamos.

La teoría económica mide la pobreza a partir del signo monetario. Desde esta perspectiva eres pobre si carece de patrimonio o un flujo de dinero que te permita, bajo este criterio, satisfacer o no tus necesidades sociales y humanas.  Es decir, tener o no tener dinero para gastar en salud, alimentación, educación, recreación, y en otros bienes y servicios, para el disfrute de una vida en confort, entre otros. Pero, como lograr tener, o ganar, dinero y  pasar de un nivel de vida, consumo, o, pasar, de un estadio de miseria, pobreza, hacia uno superior?

A nosotros, y a ustedes, no nos parece correcto el punto de partida, monetario, para medir o para impulsar, hacia el desarrollo territorial, cada vez a más Familias. El modelo no ha reproducido la intención o el propósito, a la vez que pierde terreno en la práctica, pues si bien es cierto que, hoy, las familias, en sentido general, manejan un mayor volumen de dinero nos es menos cierto que el modelo reproduce multiplica el número de familias pobres con una rapidez que espanta.

Una mirada a las estadísticas de las familias pobres en la provincia de Hato Mayor nos debe llamar a reflexión y sobre todo a cuestionar el modelo y/o la teoría de la pobreza, vigentes. Por cierto, en Mata Palacio más del 93% de las Familias son pobres, en Yerba Buena el 86%, en las Cañitas el 76%, en los Hatillos el 72%, en el Valle el 71%, en Sabana de la Mar el 62% y en el municipio de Hato Mayor del Rey el 54%. Algo anda mal, y no es en Dinamarca, es muy cerca de nosotros, pues somos nosotros los pobres, en exceso, y a granel, por Familia.

Pero, por qué el modelo monetario no ha dado los resultados esperados, si es que alguien lo ha estado esperando? Que le ha fallado al modelo monetario?  Que hay que hacer? Cambiar el modelo sería la solución?


Si bien es cierto que tenemos un alto índice de familias pobres, no es menos cierto que tal parece que no hemos estudiado la problemática de la pobreza desde una perspectiva dialéctica, de mercado y holística que nos permita considerar en su conjunto las fallas del modelo. A nosotros se nos ocurre recurrir a la teoría clásica del mercado para hurgar y conocer bien el fenómeno de la manera más amplia y profunda posible.

A ver, el Mercado.

El Mercado es el punto donde convergen agentes productivos, recursos productivos, familias, organizaciones, el Estado, y las cadenas de valores agregados. Oferta y demanda, dinero (capital), mano de obra y tierra, en calidad de recursos productivos, constituyen los elementos, la estructura, dinámica del Mercado, y la propia gestión, generación, de riqueza ingresos, divisas, y empleos productivos. Desde esta perspectiva podemos afirmar que el dinero en adición a que lo crea la dinámica del Mercado, es un recurso productivo, y un medio de intercambio. El dinero no mide el bienestar, ni lo es.

Pero, si las Familias, en calidad de agente productivo, el capital, la mano de obra y la tierra, el dinero, los ingresos, la riqueza, las divisas y los empleos productivos, integran el Mercado cómo es posible que el modelo reproduzca tanta pobreza y tan altos niveles de Familias pobres?

Muy simple.

El modelo de mercado lo integran, como hemos visto, los agentes productivos (empresa, y familia), los recursos productivos (tierra, capital y mano de obra). Sin embargo, el modelo recrea altos niveles de familias pobres. La razón por la cual hay tantas familias pobres en el país y en especial en la Región Este y en Hato Mayor la explicamos a continuación.

Para generar riqueza, ingresos, divisas y empleos productivos el modelo sugiere crear Unidades Productivas a partir de los recursos, productivos, tierra, capital y mano de obra. Ahora bien, hay una situación que no han tomado en cuenta los expertos en desarrollo y es la problemática que afecta al recurso tierra. La tierra es el recurso más abundante en poder del mercado y los agentes productivos, empresa y familia. Cual es común denominador del Recurso Tierra. La falta de titulación de las tierras en el pías es un fenómeno no estudiado en su justa dimensión y que afecta a la familia, al mercado, a la Banca, al sector inmobiliario, al sector turístico y al sector agropecuario y a toda la vida comercial y empresarial, en su conjunto.

El Estado dominicano esta integrado por 48, 620.80 kilómetros cuadrados de tierras, sin embargo hay más de 120 mil kilómetros cuadrados de tierras en titulo falsos. Más del 86% de las tierras, con vocación agrícola, en la Región Este, y todo el país, y en Hato Mayor, carecen de título de propiedad, definitivo. Igual sucede con las tierras dedicadas a la producción de cacao donde el 47% de las mismas no tienen título de propiedad. Mas del 90% de las tierras urbanas no tienen título de propiedad. Las tierras dedicadas a la reforma agraria, de Bienes Nacionales, el Consejo Estatal del Azúcar, y los Ayuntamientos en un 90% no tienen título definitivo de propiedad. Este es el primer obstáculo, la falta de titulación, del desarrollo territorial.

La familia no puede constituir una Unidad Productiva en tanto su principal recurso, productivo, tierra, carece de título de propiedad definitivo, piedra angular del mercado, la propiedad privada, y el desarrollo. El título de propiedad es lo que da rango, en tanto confiere vínculo físico y jurídico, y otorga la calidad de bien inmobiliario, sujete de crédito, a la tierra. Sin él,  título, de propiedad de las tierras, transformar a la Familia en una Unidad Productiva es imposible, y cuesta arriba.

Por otro lado la falta de titulación del recurso tierra genera el riesgo mercado, y este a la vez es un factor primario que afecta, de manera directa, el alto costo de la tasa activa de interés. El riesgo mercado es una circunstancia, adversa, que puede alterar el presente, porvenir, en tanto que deriva, de dicha circunstancia, un alto costo a la vez que afecta, de manera negativa, toda posibilidad de rentabilidad y beneficio de la Unidad Productiva, la Familia, en nuestro caso particular.
.
La falta de titulación de la tierra unida al riesgo mercado, al incremento de la tasa de interés bancario configuran un cuadro tétrico que empeora, pues el riesgo mercado afecta a la mano de obra, especializada, que debe tener la Unidad Productiva de la Familia para operar en el mercado sin contratiempos.

Esta perspectiva eleva el costo operativo del mercado y de los agentes productivos en tanto dificulta que mas Familias constituyan su propia Unidad Productiva, generadora de riqueza, divisas, ingresos y empleos productivos, y sobre todo crear dinero, bienes y servicios, para la concreción del sueño del estadio del desarrollo territorial a partir del mercado y la propia Familia. El dinero, parece ser, y en la realidad, no es el factor determinante, pues es un bien a lograr, un resultado, desde la ventanilla  de la Unidad Productiva de la Famili

 Desde el punto de partida del mercado podemos inferir que el dinero no es el bien necesario para lograr que más familias salgan de la pobreza. Más que dinero, se requiere de un modelo productivo centrado en la familia, y sobre todo entramado a la titulación de las tierras, con vocación agrícola y urbana respectivamente. El título de propiedad viene a ser el salvo conducto que ha de hacer posible que el capital, financiero, se integre, sin mayores riesgos, al quehacer productivo de la familia. Con la tierra, titulada ya,  el capital financiero, disponible, nos queda por incorporar la mano de ogra calificada. Estos recursos, entramados a un proyecto de inversión, desde cero, hace posible, de por sí, convertir a la familia en una Unidad Productiva, parte del mercado en calidad de agente productivo.

El modelo productivo familiar, territorial, de finca agro ecoturística,  y artesanal e industrial es la vía mas expedita de cara a sacar de la pobreza a la familia hatera, digna de mejor suerte. La titulación de las tierras es el primer paso a dar si en verdad estamos interesados en salir del subdesarrollo y apostar por un modelo productivo familiar e integral.

Hato Mayor merece el mejor Regalo, un modelo productivo familiar, Severino Senador.

En una próxima entrega vamos a abordar como hacer de la Familia Una Unidad Productiva.



Miguel Angel Severino
Pobreza  territorial  

Que es la pobreza? Es un proceso, o un resultado? La teoría del mercado, y los expertos en desarrollo de los organismos multilaterales, han dedicado tiempo y estudios a esta problemática que afecta a altos niveles de la población, Familia, en el mundo, en América Latina, y, en especial, en la Republica Dominicana. Pero, la perspectiva de la pobreza, hasta ahora conocida y estructurada, es correcta? Ha sido bien definida,  y a la vez los indicadores miden la realidad, concreta? En virtud de que la pobreza merece de cara a permitir cuantificar y/o cualificar  a partir y desde un modelo productivo que nos permita reducirla hasta cero?

Veamos.

La teoría económica mide la pobreza a partir del signo monetario. Desde esta perspectiva eres pobre si carece de patrimonio o un flujo de dinero que te permita, bajo este criterio, satisfacer o no tus necesidades sociales y humanas.  Es decir, tener o no tener dinero para gastar en salud, alimentación, educación, recreación, y en otros bienes y servicios, para el disfrute de una vida en confort, entre otros. Pero, como lograr tener, o ganar, dinero y  pasar de un nivel de vida, consumo, o, pasar, de un estadio de miseria, pobreza, hacia uno superior?

A nosotros, y a ustedes, no nos parece correcto el punto de partida, monetario, para medir o para impulsar, hacia el desarrollo territorial, cada vez a más Familias. El modelo no ha reproducido la intención o el propósito, a la vez que pierde terreno en la práctica, pues si bien es cierto que, hoy, las familias, en sentido general, manejan un mayor volumen de dinero nos es menos cierto que el modelo reproduce multiplica el número de familias pobres con una rapidez que espanta.

Una mirada a las estadísticas de las familias pobres en la provincia de Hato Mayor nos debe llamar a reflexión y sobre todo a cuestionar el modelo y/o la teoría de la pobreza, vigentes. Por cierto, en Mata Palacio más del 93% de las Familias son pobres, en Yerba Buena el 86%, en las Cañitas el 76%, en los Hatillos el 72%, en el Valle el 71%, en Sabana de la Mar el 62% y en el municipio de Hato Mayor del Rey el 54%. Algo anda mal, y no es en Dinamarca, es muy cerca de nosotros, pues somos nosotros los pobres, en exceso, y a granel, por Familia.

Pero, por qué el modelo monetario no ha dado los resultados esperados, si es que alguien lo ha estado esperando? Que le ha fallado al modelo monetario?  Que hay que hacer? Cambiar el modelo sería la solución?


Si bien es cierto que tenemos un alto índice de familias pobres, no es menos cierto que tal parece que no hemos estudiado la problemática de la pobreza desde una perspectiva dialéctica, de mercado y holística que nos permita considerar en su conjunto las fallas del modelo. A nosotros se nos ocurre recurrir a la teoría clásica del mercado para hurgar y conocer bien el fenómeno de la manera más amplia y profunda posible.

A ver, el Mercado.

El Mercado es el punto donde convergen agentes productivos, recursos productivos, familias, organizaciones, el Estado, y las cadenas de valores agregados. Oferta y demanda, dinero (capital), mano de obra y tierra, en calidad de recursos productivos, constituyen los elementos, la estructura, dinámica del Mercado, y la propia gestión, generación, de riqueza ingresos, divisas, y empleos productivos. Desde esta perspectiva podemos afirmar que el dinero en adición a que lo crea la dinámica del Mercado, es un recurso productivo, y un medio de intercambio. El dinero no mide el bienestar, ni lo es.

Pero, si las Familias, en calidad de agente productivo, el capital, la mano de obra y la tierra, el dinero, los ingresos, la riqueza, las divisas y los empleos productivos, integran el Mercado cómo es posible que el modelo reproduzca tanta pobreza y tan altos niveles de Familias pobres?

Muy simple.

El modelo de mercado lo integran, como hemos visto, los agentes productivos (empresa, y familia), los recursos productivos (tierra, capital y mano de obra). Sin embargo, el modelo recrea altos niveles de familias pobres. La razón por la cual hay tantas familias pobres en el país y en especial en la Región Este y en Hato Mayor la explicamos a continuación.

Para generar riqueza, ingresos, divisas y empleos productivos el modelo sugiere crear Unidades Productivas a partir de los recursos, productivos, tierra, capital y mano de obra. Ahora bien, hay una situación que no han tomado en cuenta los expertos en desarrollo y es la problemática que afecta al recurso tierra. La tierra es el recurso más abundante en poder del mercado y los agentes productivos, empresa y familia. Cual es común denominador del Recurso Tierra. La falta de titulación de las tierras en el pías es un fenómeno no estudiado en su justa dimensión y que afecta a la familia, al mercado, a la Banca, al sector inmobiliario, al sector turístico y al sector agropecuario y a toda la vida comercial y empresarial, en su conjunto.

El Estado dominicano esta integrado por 48, 620.80 kilómetros cuadrados de tierras, sin embargo hay más de 120 mil kilómetros cuadrados de tierras en titulo falsos. Más del 86% de las tierras, con vocación agrícola, en la Región Este, y todo el país, y en Hato Mayor, carecen de título de propiedad, definitivo. Igual sucede con las tierras dedicadas a la producción de cacao donde el 47% de las mismas no tienen título de propiedad. Mas del 90% de las tierras urbanas no tienen título de propiedad. Las tierras dedicadas a la reforma agraria, de Bienes Nacionales, el Consejo Estatal del Azúcar, y los Ayuntamientos en un 90% no tienen título definitivo de propiedad. Este es el primer obstáculo, la falta de titulación, del desarrollo territorial.

La familia no puede constituir una Unidad Productiva en tanto su principal recurso, productivo, tierra, carece de título de propiedad definitivo, piedra angular del mercado, la propiedad privada, y el desarrollo. El título de propiedad es lo que da rango, en tanto confiere vínculo físico y jurídico, y otorga la calidad de bien inmobiliario, sujete de crédito, a la tierra. Sin él,  título, de propiedad de las tierras, transformar a la Familia en una Unidad Productiva es imposible, y cuesta arriba.

Por otro lado la falta de titulación del recurso tierra genera el riesgo mercado, y este a la vez es un factor primario que afecta, de manera directa, el alto costo de la tasa activa de interés. El riesgo mercado es una circunstancia, adversa, que puede alterar el presente, porvenir, en tanto que deriva, de dicha circunstancia, un alto costo a la vez que afecta, de manera negativa, toda posibilidad de rentabilidad y beneficio de la Unidad Productiva, la Familia, en nuestro caso particular.
.
La falta de titulación de la tierra unida al riesgo mercado, al incremento de la tasa de interés bancario configuran un cuadro tétrico que empeora, pues el riesgo mercado afecta a la mano de obra, especializada, que debe tener la Unidad Productiva de la Familia para operar en el mercado sin contratiempos.

Esta perspectiva eleva el costo operativo del mercado y de los agentes productivos en tanto dificulta que mas Familias constituyan su propia Unidad Productiva, generadora de riqueza, divisas, ingresos y empleos productivos, y sobre todo crear dinero, bienes y servicios, para la concreción del sueño del estadio del desarrollo territorial a partir del mercado y la propia Familia. El dinero, parece ser, y en la realidad, no es el factor determinante, pues es un bien a lograr, un resultado, desde la ventanilla  de la Unidad Productiva de la Famili


Desde el punto de partida del mercado podemos inferir que el dinero no es el bien necesario para lograr que más familias salgan de la pobreza. Más que dinero, se requiere de un modelo productivo centrado en la familia, y sobre todo entramado a la titulación de las tierras, con vocación agrícola y urbana respectivamente. El título de propiedad viene a ser el salvo conducto que ha de hacer posible que el capital, financiero, se integre, sin mayores riesgos, al quehacer productivo de la familia. Con la tierra, titulada ya,  el capital financiero, disponible, nos queda por incorporar la mano de ogra calificada. Estos recursos, entramados a un proyecto de inversión, desde cero, hace posible, de por sí, convertir a la familia en una Unidad Productiva, parte del mercado en calidad de agente productivo.

El modelo productivo familiar, territorial, de finca agro ecoturística,  y artesanal e industrial es la vía mas expedita de cara a sacar de la pobreza a la familia hatera, digna de mejor suerte. La titulación de las tierras es el primer paso a dar si en verdad estamos interesados en salir del subdesarrollo y apostar por un modelo productivo familiar e integral.

El gran desafío del Estado, Gobierno, es configura un Modelo Productivo Rural Urbano que de al traste con erigir a la Familia en una Unidad Productiva..

Hato Mayor merece el mejor Regalo, un modelo productivo familiar, Severino Senador.

En una próxima entrega vamos a abordar como hacer de la Familia Una Unidad Productiva.



Miguel Angel Severino