sábado, 2 de enero de 2016

Pobreza territorial



Que es la pobreza? Es un proceso, o un resultado? La teoría del mercado, y los expertos en desarrollo de los organismos multilaterales, han dedicado tiempo y estudios a esta problemática que afecta a altos niveles de la población, Familia, en el mundo, en América Latina, y, en especial, en la Republica Dominicana. Pero, la perspectiva de la pobreza, hasta ahora conocida y estructurada, es correcta? Ha sido bien definida,  y a la vez los indicadores miden la realidad, concreta? En virtud de que la pobreza merece de cara a permitir cuantificar y/o cualificar  a partir y desde un modelo productivo que nos permita reducirla hasta cero?

Veamos.

La teoría económica mide la pobreza a partir del signo monetario. Desde esta perspectiva eres pobre si carece de patrimonio o un flujo de dinero que te permita, bajo este criterio, satisfacer o no tus necesidades sociales y humanas.  Es decir, tener o no tener dinero para gastar en salud, alimentación, educación, recreación, y en otros bienes y servicios, para el disfrute de una vida en confort, entre otros. Pero, como lograr tener, o ganar, dinero y  pasar de un nivel de vida, consumo, o, pasar, de un estadio de miseria, pobreza, hacia uno superior?

A nosotros, y a ustedes, no nos parece correcto el punto de partida, monetario, para medir o para impulsar, hacia el desarrollo territorial, cada vez a más Familias. El modelo no ha reproducido la intención o el propósito, a la vez que pierde terreno en la práctica, pues si bien es cierto que, hoy, las familias, en sentido general, manejan un mayor volumen de dinero nos es menos cierto que el modelo reproduce multiplica el número de familias pobres con una rapidez que espanta.

Una mirada a las estadísticas de las familias pobres en la provincia de Hato Mayor nos debe llamar a reflexión y sobre todo a cuestionar el modelo y/o la teoría de la pobreza, vigentes. Por cierto, en Mata Palacio más del 93% de las Familias son pobres, en Yerba Buena el 86%, en las Cañitas el 76%, en los Hatillos el 72%, en el Valle el 71%, en Sabana de la Mar el 62% y en el municipio de Hato Mayor del Rey el 54%. Algo anda mal, y no es en Dinamarca, es muy cerca de nosotros, pues somos nosotros los pobres, en exceso, y a granel, por Familia.

Pero, por qué el modelo monetario no ha dado los resultados esperados, si es que alguien lo ha estado esperando? Que le ha fallado al modelo monetario?  Que hay que hacer? Cambiar el modelo sería la solución?


Si bien es cierto que tenemos un alto índice de familias pobres, no es menos cierto que tal parece que no hemos estudiado la problemática de la pobreza desde una perspectiva dialéctica, de mercado y holística que nos permita considerar en su conjunto las fallas del modelo. A nosotros se nos ocurre recurrir a la teoría clásica del mercado para hurgar y conocer bien el fenómeno de la manera más amplia y profunda posible.

A ver, el Mercado.

El Mercado es el punto donde convergen agentes productivos, recursos productivos, familias, organizaciones, el Estado, y las cadenas de valores agregados. Oferta y demanda, dinero (capital), mano de obra y tierra, en calidad de recursos productivos, constituyen los elementos, la estructura, dinámica del Mercado, y la propia gestión, generación, de riqueza ingresos, divisas, y empleos productivos. Desde esta perspectiva podemos afirmar que el dinero en adición a que lo crea la dinámica del Mercado, es un recurso productivo, y un medio de intercambio. El dinero no mide el bienestar, ni lo es.

Pero, si las Familias, en calidad de agente productivo, el capital, la mano de obra y la tierra, el dinero, los ingresos, la riqueza, las divisas y los empleos productivos, integran el Mercado cómo es posible que el modelo reproduzca tanta pobreza y tan altos niveles de Familias pobres?

Muy simple.

El modelo de mercado lo integran, como hemos visto, los agentes productivos (empresa, y familia), los recursos productivos (tierra, capital y mano de obra). Sin embargo, el modelo recrea altos niveles de familias pobres. La razón por la cual hay tantas familias pobres en el país y en especial en la Región Este y en Hato Mayor la explicamos a continuación.

Para generar riqueza, ingresos, divisas y empleos productivos el modelo sugiere crear Unidades Productivas a partir de los recursos, productivos, tierra, capital y mano de obra. Ahora bien, hay una situación que no han tomado en cuenta los expertos en desarrollo y es la problemática que afecta al recurso tierra. La tierra es el recurso más abundante en poder del mercado y los agentes productivos, empresa y familia. Cual es común denominador del Recurso Tierra. La falta de titulación de las tierras en el pías es un fenómeno no estudiado en su justa dimensión y que afecta a la familia, al mercado, a la Banca, al sector inmobiliario, al sector turístico y al sector agropecuario y a toda la vida comercial y empresarial, en su conjunto.

El Estado dominicano esta integrado por 48, 620.80 kilómetros cuadrados de tierras, sin embargo hay más de 120 mil kilómetros cuadrados de tierras en titulo falsos. Más del 86% de las tierras, con vocación agrícola, en la Región Este, y todo el país, y en Hato Mayor, carecen de título de propiedad, definitivo. Igual sucede con las tierras dedicadas a la producción de cacao donde el 47% de las mismas no tienen título de propiedad. Mas del 90% de las tierras urbanas no tienen título de propiedad. Las tierras dedicadas a la reforma agraria, de Bienes Nacionales, el Consejo Estatal del Azúcar, y los Ayuntamientos en un 90% no tienen título definitivo de propiedad. Este es el primer obstáculo, la falta de titulación, del desarrollo territorial.

La familia no puede constituir una Unidad Productiva en tanto su principal recurso, productivo, tierra, carece de título de propiedad definitivo, piedra angular del mercado, la propiedad privada, y el desarrollo. El título de propiedad es lo que da rango, en tanto confiere vínculo físico y jurídico, y otorga la calidad de bien inmobiliario, sujete de crédito, a la tierra. Sin él,  título, de propiedad de las tierras, transformar a la Familia en una Unidad Productiva es imposible, y cuesta arriba.

Por otro lado la falta de titulación del recurso tierra genera el riesgo mercado, y este a la vez es un factor primario que afecta, de manera directa, el alto costo de la tasa activa de interés. El riesgo mercado es una circunstancia, adversa, que puede alterar el presente, porvenir, en tanto que deriva, de dicha circunstancia, un alto costo a la vez que afecta, de manera negativa, toda posibilidad de rentabilidad y beneficio de la Unidad Productiva, la Familia, en nuestro caso particular.
.
La falta de titulación de la tierra unida al riesgo mercado, al incremento de la tasa de interés bancario configuran un cuadro tétrico que empeora, pues el riesgo mercado afecta a la mano de obra, especializada, que debe tener la Unidad Productiva de la Familia para operar en el mercado sin contratiempos.

Esta perspectiva eleva el costo operativo del mercado y de los agentes productivos en tanto dificulta que mas Familias constituyan su propia Unidad Productiva, generadora de riqueza, divisas, ingresos y empleos productivos, y sobre todo crear dinero, bienes y servicios, para la concreción del sueño del estadio del desarrollo territorial a partir del mercado y la propia Familia. El dinero, parece ser, y en la realidad, no es el factor determinante, pues es un bien a lograr, un resultado, desde la ventanilla  de la Unidad Productiva de la Famili

 Desde el punto de partida del mercado podemos inferir que el dinero no es el bien necesario para lograr que más familias salgan de la pobreza. Más que dinero, se requiere de un modelo productivo centrado en la familia, y sobre todo entramado a la titulación de las tierras, con vocación agrícola y urbana respectivamente. El título de propiedad viene a ser el salvo conducto que ha de hacer posible que el capital, financiero, se integre, sin mayores riesgos, al quehacer productivo de la familia. Con la tierra, titulada ya,  el capital financiero, disponible, nos queda por incorporar la mano de ogra calificada. Estos recursos, entramados a un proyecto de inversión, desde cero, hace posible, de por sí, convertir a la familia en una Unidad Productiva, parte del mercado en calidad de agente productivo.

El modelo productivo familiar, territorial, de finca agro ecoturística,  y artesanal e industrial es la vía mas expedita de cara a sacar de la pobreza a la familia hatera, digna de mejor suerte. La titulación de las tierras es el primer paso a dar si en verdad estamos interesados en salir del subdesarrollo y apostar por un modelo productivo familiar e integral.

Hato Mayor merece el mejor Regalo, un modelo productivo familiar, Severino Senador.

En una próxima entrega vamos a abordar como hacer de la Familia Una Unidad Productiva.



Miguel Angel Severino

Partidos, Escuelas de Corrupción e Impunidad

Los partidos, políticos, han sido definidos como aquella entidad de interés público cuya finalidad es a de promover la integración y pa...