jueves, 10 de diciembre de 2015

Los obstáculos del estadio del desarrollo




Los Obstáculos del desarrollo, territorial, y por lo tanto generadores, a la vez, de miseria, y pobreza, más destacados lo constituyen el riesgo mercado, la alta tasa de interés bancario, la falta de titulación de las tierras, la judicialización del recurso productivo tierra, el presupuesto de gastos públicos, la tarifa eléctrica, los subsidios a los combustibles, las exenciones fiscales, el modelo y la estructura tributaria.

De igual manera constituyen obstáculos respecto al estadio del desarrollo la ausencia de un modelo productivo, un Congreso estercolero, y un Poder Judicial vendutero, por demás.

Y qué decir de los legisladores que escriben cajón con ‘’g’’,  de los jueces de impunidad enhiesta, de un modelo de político partidario prestatario del Estado y del mercado, y de un gobierno que invierte más en publicidad que en el modelo productivo.

Un Banco Central gestor de estadísticas y sobre todo centrado en la gestión inflacionaria y divorciado del mercado, de los agentes y los recursos productivos.

Somos un país que carece de inversión, inversionistas y empresarios, más, oportunistas, y cazadores de negocios, y, de, capitales, golondrinos, que otras cosas, estos últimos.

Y como si todo esto fuera poco o extraordinario tenemos un sistema policial, de justicia y del delito, penal, socio, donde policías, jueces, abogados, delincuentes, sicarios, narcotraficantes, legisladores, funcionarios y militares, y empresarios compiten por el grado Gran Mariscal de la delincuencia, de cuello, corbata, y de traje ingles.

En tres tareas de tierra tenemos un Estado, 32 provincias, 155 municipios y 255 distritos municipales, 21 ministerios y cientos de instituciones públicas, parasitarias.

Al final del túnel hay más de 30 partidos, 300 movimientos y 3 mil grupos medrando de la partidocracia estercolera.

Lo suman, todos y el todo, y solo alcanza para una fábrica de pobres, miseria y pobreza, bien barata y al por mayor y detalle.

A todos estos desafíos, baratos, nos espera la construcción de la ciudadanía, el Estado ciudadano y el Poder Ciudadano entre otras reformas de los sistemas administrativos del Estado urbano.



Miguel Angel Severino